Mis amigos son

domingo, 23 de octubre de 2011

Hoy leemos a Esther Vilar


Imagen

Esther Vilar (Buenos Aires, 16 de septiembre de 1935) es una escritora argentino-alemana. Estudió Medicina, Psicología y Sociología, y ejerció la Medicina antes de dedicarse a escribir. Es autora del libro El varón domado (1971) y de su continuación El varón polígamo (1976), así como de los ensayos Viejos (1981), El encanto de la estupidez (1987) y Prohibido pensar (1998).
El varón domado fue bastante popular en el momento de su publicación, en parte debido a la considerable difusión que le dio la prensa. La controversia que suscitó esta obra fue tal que la autora recibió amenazas de muerte y vivió décadas de desprecio




No me había imaginado el aislamiento en el que me encontraría después de escribir este libro. Tampoco había previsto las consecuencias que traería incluso para mi vida privada — las amenazas violentas todavía no acabaron al día de la fecha.
Esther Vilar, agosto de 1998


A los 35 años, Vilar se tomó un año libre para escribir. El resultado fue el libro de la polémica.
"Estaba harta de esa lucha de las feministas contra los hombres", dijo Vilar. "Alguien tenía que levantar la voz por ellos", añadió, perpleja por lo que consideraba un cuadro "poco realista" del tema, por la visión "totalitaria y fundamentalista" que exhibía el feminismo. La idea central de su libro es que, contrariamente a lo que la mayoría cree, las mujeres no son sojuzgadas por los hombres, sino que son ellas las que controlan a los hombres, para sacar ventaja de ellos sin que se den cuenta.






"La mujer es una empedernida explotadora que obtiene su bien capital de su mera anatomía", dice en el libro. "Los hombres han sido acostumbrados y condicionados por las mujeres, en forma no muy diferente a lo que hacía Pavlov con su perro, para convertirse en sus esclavos. En compensación por su trabajo las mujeres les dan a los hombres un uso periódico de sus vaginas", apunta Vilar en un párrafo crudamente gráfico.





 En otros pasajes, señala que las mujeres administran los elogios hacia el hombre como otra forma de asegurarse su control.
Por supuesto, todo el mundo se lanzó a comentar el libro. Bandos a favor y en contra se trenzaron en discusiones interminables. Vilar incluso recibió amenazas. "A pesar de lo que escribí, nunca imaginé el poder al que me iba a enfrentar. Parecía que sólo se podía criticar a las mujeres en voz baja", dijo recientemente.





Al cumplirse más de 25 años del lanzamiento de su primera obra, Vilar hizo una versión revisada, oportunidad en la que le preguntaron si aún existe "el varón domado". "Existe, pero un poco diferente", dijo. "Ahora hay más mujeres que trabajan. Somos más independientes; hemos cambiado un poquito pero no hasta el extremo de no compadecernos a nosotros mismas", añadió.
En el prólogo de la nueva edición, Vilar sostiene que, por absurdo que parezca, los hombres necesitan el feminismo más que sus propias esposas. "Las feministas son las únicas que aún describen a los hombres como a éstos les gusta verse a sí mismos: egocéntricos, obsesionados por el poder, despiadados y sin inhibiciones en lo que se refiere a la satisfacción de sus instintos", explica.
Vilar, siempre mordaz, no duda en afirmar que hombres y mujeres "de ninguna manera pueden ser amigos, a menos que sean homosexuales". 


Prohibido Pensar

 Sus obras siguieron dando lugar a la polémica. En "La matemática de Nina Gluckstein", retrata a una mujer cuya historia demuestra que se puede vivir eternamente enamorado de la misma persona. "Speer" es una obra de ficción basada en la vida del arquitecto de Adolf Hitler. "El matrimonio es inmoral" plantea la cuestión del amor frente a la ley, al señalar que el casamiento "es un contrato, y sin ese papel las cosas funcionarían mejor". Para Vilar, firmar un documento escrito "con alguien que dice que confía en tí más que nadie en el mundo es de por sí inmoral". Algunos otros títulos publicados son "El varón polígamo" y "Por favor, Mozart no!"




Sus obras

El varón domado. 1971.


El varón polígamo. 1974.


Das Ende der Dressur. 1977.


Speer. 1998. (teatro)


Prohibido pensar. 1998.


El encanto de la estupidez. 1987.


El discurso inaugural de la papisa estadounidense. 1982.


Viejos. 1981.


La educación de los ángeles. 1995.


Católicas del mundo, uníos. 1996.


Los siete fuegos de Mademoiselle


Y vos qué opinás...¿Son domados por nosotras?





http://es.wikipedia.org/wiki/Esther_Vilar
http://www.lanacion.com.ar/766112-esther-vilar-despues-de-el-varon-domado

17 comentarios:

  1. Hola Norma, yo leí en su día "el varón domado" y sinceramente solo vi en este libro algo visto desde una visión muy subjetiva y nada realista, aunque no haya casos que se pueda identificar su contenido. En mi opinión creo que es una autora irónica y provocadora, crea polémica y obliga a pensar y opinar y eso siempre es bueno. Un abrazo amiga y felicidades por este excelente post.

    ResponderEliminar
  2. gracias por mostrarnos nuevas opiniones
    en cuanto a los comentarios no me lo tomo a la tremenda ni mucho menos , solo me quedé muy sorprendida , que sepas también que en España esa costumbre de ir a pedir por las casa estuvo siempre muy arraigada , AHORA SE VA PERDIENDO,solo que nosotros lo hacíamos la tarde noche de NOCHEBUENA,se llama "pedir el aguinaldo", "cantar el pujo"......, cada zona tiene su nombre y sus características particulares, ahora las influencias externas ,eso que se hadado en llamar globalización nos hace adoptar nuevas costumbres , pero muy poco a poco

    ResponderEliminar
  3. En una relación no hay que usar el poder, entonces no existe amor, hay que dar a cada uno su espacio y libertad. No creo que nadie se deje ser el títere de otro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. hola norma!!que recuerdos me trajistes,que bolonqui se armo!!!yo realmente creo que ni un extremo ni otro!!!creo que ella buscaba esta explosion con su libro,pero no tuvo en cuenta las consecuncias o mejor dicho hasta donde llegaria!!yo pienso que como en todas las cosas hay buenos y malos,y realmente soy de las personas que le molesta profundamente generalizar,y mas cuando uno no posee el don de la objetividad!!pero bueno ella logro el exito que buscaba,creo que todos la recuerdan por ese libro solamente!!!un beso grandote y tengas un hermoso domingo!!!monica

    ResponderEliminar
  5. ¡¡¡Menudo tema!!!No conozco ni el libro ni la autora....pero si puedo decir que no me gustan los extremos,ni todo es tan malo, ni todo es tan bueno , depende de las circusntancias y la personalidad de cada uno.Besos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Norma!! En su momento causó un revuelo terrible. No me gusta el feminismo ni me gusta el machismo, creo que el equilibrio es lo mejor. Los domados pueden ser tanto los hombres como las mujeres si se dejan domar.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  7. Leí a esta autora cuando tenía 20 años, estaba de moda.
    No me gustan los "ismos" ni uno ni otro pienso que los dos son malos.
    Gracais por recodar
    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Recuerdo el revuelo que formó y cómo mis padres lo comentaban divertidos pero yo no lo leí hasta años después y me resultó, como comentan por aquí arriba, subjetivo sobre todo. Tanto mi madre como yo lo intentamos con el Varón Polígamo pero nos resultó aburrido y creo que yo, al menos, no llegué a leerlo entero.
    Gracias por recordarme no sólo a la autora, sino buenos momentos en familia.
    Bssssssss
    Cloti

    ResponderEliminar
  9. No he leído ninguna de sus obras, pero de lo que cuentas en este post hace afirmaciones polémicas... no creo che se pueda generalizar el tema algunos casos serán como dice pero no todos...

    QUE LA SEMANA QUE COMIENZA SEA GRAN BENDICIÓN PARA TI. Recuerda que las personas felices aceptan las cosas que no tienen remedio, pero luchan por aquellas que tienen solución. Cariños…

    ResponderEliminar
  10. Hola, nunca he leído un libro de esta escritora, y creo que me lo voy a plantear, un saludo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  11. No conozco a la escritoria y tampoco he leído sus libros, muchas gracias por la información, preciosa.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  12. Hola Norma,
    No pensé que te hubiera desaparecido mi blog. Yo muchas veces leo los blogs pero no comento, depende del día y hasta de la hora en que los lea, pensé que te pasaba igual que a mí.
    No conocía a esta autora y sus libros, pero, por lo que cuentas, y por las temáticas y los títulos, suena a que le gusta buscar la polémica. Si es así, como dice Moni de Sol y luna, consiguió su objetivo.
    Besos,
    Chari

    ResponderEliminar
  13. Muy interesante esta entrada Norma. No conocia a la autora ni sus libros... me interesa el tema...
    Como mujer sufrí violencia de género y es ESPANTOSO... Pero así y todo no creo que nadie pueda "domar" a nadie. Tanto machismo como feminismo son extremos y lo ideal sería encontrar un equilibrio. Yo tuve que hacerme cargo de mis hijos como mamá y papá. Tuve que arreglar canillas y tambien cocinar Y PUDE!!! pero es muy dificil. Ojo estoy orgullosa de lo que hice pero reconozco que hubiera sido mejor tener a un HOMBRE con todas las letras cerca mio. En fin podría seguir escribiendo... resumiendo: el equilibrio es el ideal.
    Besos.
    Maria
    http://www.tusmanosylasmias.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  14. esta bien tu escrito y el egoismo abunda en la vida tanto en hombres como mujeres con menos nos iria mejor a unos y a otros

    ResponderEliminar
  15. hola, bueno, en el pais de burrolandia, no es conocido ni autora ni libros ni nada! no puedo opinar...supongo tambien que tal vez escribio en un momento candente de la historia femenina buscando su lugar.

    ResponderEliminar
  16. No leí el Varón domado en su momento,
    y ayer o ante ayer yo misma comenté sobre esto en tu blog!
    ¡Yo hable sobre la antigüedad, pero hoy en día también se da!
    ¡Obviamente no somos todas las mujeres la que lo hacemos, pero hay y muchas que sí lo hacen!
    Hay una película de los 50 o 60, una comedia, en la que la madre le enseña a la hija a tratar a su marido como si fuera un perro!
    Con premios para sus aciertos y castigos cuando hacen algo mal.
    Te hace reír mucho, es muy buena. No recuerdo ni el nombre, ni los actores y actrices que trabajaron en ella, pero son muy conocidos, estrellas de aquella época.
    Besitos Norma, siempre muy interesantes los temas que proponés...

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Entradas populares