Mis amigos son

martes, 6 de diciembre de 2011

La Biblia y el calefón

Te invito a pasear por el Barrio de San Telmo de la Ciudad de Buenos Aires, esuchando el tango Cambalache.
Me gustaría que prestaras atención a esta parte de  su letra

Igual que en la vidriera
irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,

Y HERIDA POR UN SABLE SIN REMACHE
VES LLORAR LA BIBLIA
JUNTO AL CALEFÓN.




La Biblia y el Calefón –
Se habla de ello y la mayoría no sabe de qué se trata:
He aquí la historia de un hecho de la vida cotidiana, que acontecía en la ciudad de Buenos Aires –no sé si en otros lugares pasaba o no–, y que explica el porqué de la aparentemente surrealista asociación de la Biblia junto al calefón que aparece en el tango "Cambalache", cuyas letra y música fueron compuestas por Enrique Santos Discépolo en 1935.

La historia tiene relación con los baños, la higiene personal y la forma de realizarla; y como no se me escapa que algunos lectores pueden ser jóvenes y pueden no haber conocido otro tipo de baños que los que se estila usar en la actualidad al menos en el mundo occidental y cristiano, voy a recordar primero un par de datos que considero necesario sean tenidos en cuenta.

Los baños que conocemos y que en algunos lugares son llamados 'completos', es decir, los que constan como mínimo de retrete inodoro, lavabo y ducha son relativamente nuevos.

Hasta finales del siglo XIX se utilizaban bacinillas (también llamadas ‘tazas de noche’), cuyos contenidos eran arrojados por las ventanas al grito de "agua va"; y antes aún, letrinas, que solían estar en los fondos de las casas.

En Buenos Aires coexistieron bacinillas y letrinas hasta principios del siglo XX, época en que las familias ‘acomodadas’ comenzaron a instalar baños.

Luego el uso de baños se generalizó y se empezó a construirlos en todas las viviendas, aun en las más modestas. El sencillo 'miniambiente' constaba al menos de retrete y lavabo y si los lujuriosos dueños de casa gustaban de practicar la morisca costumbre de lavarse todo el cuerpo más o menos seguido, y si además tenían medios económicos suficientes como para costearse ese capricho, los baños también tenían una ducha. Claro, si había una ducha era necesario calentar el agua, así que al lado de la ducha se instalaba un calefón.

Sin embargo, el papel higiénico tardó en obtener su carta de ciudadanía

para poder trabajar en limpio en estas sucias tierras y aun cuando apareció era bastante caro y no estaba al alcance de todas las familias, las cuales se veían obligadas a utilizar para esos fines sanitarios el vulgar papel de diario o, en su defecto, cualquier otro.

Por supuesto, eran muy estimados los papeles más sedosos, así que los sufridos usuarios trataban de conseguir en las verdulerías y fruterías los papeles con los que venían envueltas las manzanas y otros productos de campo.

Otro muy apreciado era el llamado ‘papel biblia’, especialmente delgado y suave.

Ahora bien, ya por entonces existía la Sociedad Bíblica, una de cuyas misiones parece ser la de difundir la Biblia protestante, para lo cual regalaba ejemplares del sagrado libro.

Pues, muchos de los habitantes de Buenos Aires deben de haber parecido devotos creyentes, ya que aceptaban de continuo esas gentilezas, y que siendo mayoría la grey católica, lo mismo pasaban y retiraban la biblia protestante tantas veces como sabían que la Sociedad las tenía en obsequio en las calles, plazas o en su sede central .



LA BIBLIA Y EL CALEFÓN


A esas Biblias les perforaban una tapa y las colgaban de un gancho de alambre, al lado del calefón, cerca del retrete, e iban arrancando las suaves hojas para usarlas como papel higiénico.

En este hecho se habría inspirado Enrique Santos Discépolo para decir con elegancia propia de un grande:

Igual que en la vidriera
irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,

Y HERIDA POR UN SABLE SIN REMACHE
VES LLORAR LA BIBLIA
JUNTO AL CALEFÓN.



22 comentarios:

  1. De pequeña había visto montones de trozos de periódico colgados de un gancho al lado del WC en algunas casas. El papel higiénico mas usado era de la marca "El Elefante, que por una parte era satinado (imagínate como quedaba todo) y por el otro un poco mas asperoso.En ninguna parte había visto Bíblias usadas para este menester, pero puede ser que por aquí no se repartieran tan alegremente. Besos

    ResponderEliminar
  2. Lo que comenta Reyes, esa marca de papel higiénico, era un auténtico papel de lija.
    Aun recuerdo en Granada, en la Acera de Darro, un bloque de viviendas con ese tipo de estructura para poder arrojar los excrementos directamente al río Darro cuando este aún no había sido cubierto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Norna y amig@s , estoy toda la semana de vacaciones y me acabas de regalar un articulo curioso y muy educativo , lo comentaré esta tarde en la terraza con el cafetito.
    En España la religion Católica tenia muchisimo poder y a ver quien es el ateo que osaba predicar otra religion y repartiendo Biblias paganas , a la hoguera directamente jaja , seguro que los curas para uso propio tenian papel...
    PD.- bacinillas= ¿ orinal en España?

    ResponderEliminar
  4. Aquí antiguamente se ponía en el water papel de la lista telefónica, no sé qué pasaría con la tinta, si se quedaría pegada al culete.

    ResponderEliminar
  5. Un lujo de post!!!para leer y comentar...y los comentarios..para reírse un rato mas jajaja...no lo sabía ...Gracias Norma!!!

    ResponderEliminar
  6. hola amiga, un dia en el secundario una profesora intento explicar esto pero como todos se reian no termino la historia... gracias por compartirla!
    lo del papel de diario todavia se usa! y lo mas actual son las hojas desde la w a la z de la guia telefonica... jiijiji
    un gan abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Hola, muy buena la historia, confieso que no la sabía, te mando un abrazo grande !!

    ResponderEliminar
  8. Super interesante! no tenía idea, me encantó saberlo!
    beso grande!

    ResponderEliminar
  9. No tenía ni idea de dónde venía la relación de la letra! Te felicito, re-interesante!
    Besito!!

    ResponderEliminar
  10. Querida amiga: Acabo de leer tu entrada y de escuchar ese bonito tango ¡cómo me gustó!
    Pese a mis años, yo no recuerdo papel colgado de un gancho, a mi mente sólo llegan recuerdos de rollos de papel algo más ásperos de los que usamos ahora.
    En cambio, si recuerdo las bacinillas u orinales, tan usados en tiempos atrás.
    Agradecida por esa completa información.
    Abrazos y cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  11. La primera vez que leo esto! No sé que haría sin vos, cada día aprendo algo nuevo! Excelente entrada!!!
    Roos

    ResponderEliminar
  12. Hola, jejeje, todavía me duele el culo con el papel marca elefante, muy elegantemente envuelto en celofán amarillo, hasta pronto.

    ResponderEliminar
  13. Norminha, adoro ler o que escreves. Como meu espanhol já está muito esquecido uso o tradutor. Adoro te visitar. Beijinhos

    ResponderEliminar
  14. Muy buena entrada, tal como nos tienes acostumbrada. Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Esta mañana pasé por aquí con prisa y pensé que luego le dedicaría un rato. Ahora lo recordé y volví. ¡Menos mal que volví! Me encantó la entrada. Conocía la letra y, claro, no la entendía. Buenísima tu explicación.
    Un beso,
    Chari

    ResponderEliminar
  16. El papel del Elefante lo recuerdo vagamente, muuuyyyy vagamente, y lo de la Biblia no tenía ni idea. Qué cosas!

    Que lindo el tango, qué baile más sensual y erótico.

    Besos!

    ResponderEliminar
  17. Me encantan los tangos y este tiene una letra muy bonita.

    Muchas gracias por la explicación, Norma, me ha gustado mucho.

    Mira que aprendo contigo, eres como una enciclopedia.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  18. Norma, muy curioso este post, aqui se solia utilizar las paginas de la guia telefonica y un poco más adelante existia un papel higinieco que era el no va más de la marca Elefante, que era un autentico papel de lija, ahora tenemos todo tipo de papeles higiniecos de colores de olores si nuestros hijos hubieran vivido hace años se echarían las manos a la cabeza, pero a todo se acostumbra uno, besos

    ResponderEliminar
  19. La verdad es que no sabía nada de lo de la Biblia, ¡buenísima la entrada!
    Me gusta el tango, lo escucho y lo canto, pero no sabía de esto en "Cambalache"
    Mirá vos que poca vergüenza, limpiarse el c,,, con las hojas de la Biblia, aunque fuera protestante, no es nada respetuoso...
    Besitos...

    ResponderEliminar
  20. que precioso y me he reido de pensar si quienes las daban hubieran visto para lo que servian , eso es como todo hay que saber a quien dar las cosas tu das un poema a un ser basto sin sensibilidad y le sirve para lo mismo la vida hija que cada dia es un capitulo de aprendizaje el tuyo ademas de risa sirve

    ResponderEliminar
  21. Bueno, qué interesante lo que nos cuentas!!
    Besos

    ResponderEliminar
  22. la entrada es muy interesante

    Pero la mía hace alusión al drama que se vive en España
    Por eso la imágen del cuadro de Berni
    Gracias
    besos

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Entradas populares