Mis amigos son

lunes, 30 de enero de 2012

Los relojes




En sus primeras observaciones el hombre notó que la sombra variaba de acuerdo con la posición del sol. Así nació el gnomon, que consistía en un bastón incrustado en el suelo perpendicularmente, y en tierra se señalaban surcos que indicaban los distintos momentos del día. La sombra del bastón era la que señalaba los diferentes horarios. Pronto el bastón del gnomon fue transformándose en grandes obeliscos. Pero tenían grandes imprecisiones.
Según Heródoto, en Grecia el gnomon fue introducido por Anaximandro. Uno de los más antiguos gnomones de que se tienen datos, se usó en Egipto en 1500 antes de Jesucristo. Según la Biblia, el Rey Achaz hizo construir un cuadrante solar en Jerusalem en el siglo VIII antes de Cristo
.




A los gnomones le siguieron los meridianos. Pero recién cuando se tuvieron en cuenta el eje de rotación de la tierra y otros datos científicos y astronómicos calculados con precisión, se construyó el cuadrante solar que mejoró al precario gnomon. Dicho cuadrante solar estaba formado por un estilo y una base esférica sobre la que se marcaban líneas horarias que señalaban los distintos momentos del día. Se lo ubicaba de determinada manera para que señalara la sombra en forma idéntica la misma hora en cualquier día del año. La medición del cuadrante solar hizo que se lo considerado un instrumento de mayor precisión. De éste surgieron el cuadrante ecuatorial y luego el cuadrante universal, que era portátil y utilizable en cualquier lugar, que acompañado de las señales de una brújula, fue un instrumento útil para los navegantes 


Los cuadrantes solares aparecieron en Grecia hacia el siglo V antes de Cristo, mientras que los romanos lo usaron alrededor del siglo II a C.

Para las mediciones nocturnas del tiempo, aparecieron cuadrantes estelares y lunares. (Pero funcionaban solamente cuando había cielo despejado y sereno).


Por eso se hacía necesario medir el tiempo como transcurso y no como visual. Así aparecieron los relojes de cera, velas de duración prevista. A medida que se iba consumiendo la vela (marcada) señalaba un determinado período de tiempo. Se usó en la Edad Media, especialmente en oficios religiosos. En 1206 de utilizó una candela que contenía bolitas de metal, que caían a medida que la cera se iba derritiendo.




También fue utilizada desde la antigüedad la clepsidra, inventada probablemente por los Caldeos, es un reloj de agua que hacía salir el agua contenida en un recipiente a través de un orificio.
A este instrumento lo utilizó Herófilo de Alejandría para medir las pulsaciones del cuerpo humano. Galileo usó una clepsidra de mercurio para medir la caída de los cuerpos. Hubo curiosas clepsidras construídas con adornos y anexos, como una enviada por el califa Harún Al-Raschid a Carlomagno. Era de cobre con incrustaciones en oro. Señalaba la hora sobre un cuadrante y dejaba caer en ese instante la cantidad correspondiente de bolitas de metal sobre una bandejita, y producían los sonidos en número correspondiente; y se abrían unas puertitas de donde salían la cantidad de caballeros armados (de acuerdo con la "hora" señalada) que hacían varios movimientos


Los relojes de arena no se diferenciaron demasiado de las clepsidras, salvo en la utilización de arena como elemento a deslizarse.
Pero todos estos relojes utilizados no lograban tener exactitud, y surgió la necesidad de lograr mantener un ritmo exacto en el fluir de los elementos del marcado del tiempo.
Por lo tanto el hombre debió recurrir a la invención de elementos basados en la mecánica.



Los relojes de bolsillo se inventaron en Francia a mediados del siglo XV





Reloj 11 20.svg


Relojes pulsera: Al principio, sólo los llevaban las mujeres, hasta la Primera Guerra Mundial (1914-1918), en que se hicieron populares entre los hombres de las trincheras




Para terminar te muestro un sorprendente reloj. Hacé clic acá 


No me vas a decir que no dijiste -¡Ahhhhhhhh!-

es para preguntarse: ¿Y cómo lo lograron?


www.oni.escuelas.edu.ar/2002/buenos_aires/relojes/historia.

18 comentarios:

  1. ¡Qué buena información sobre los relojes! Algunos datos me parecen sorprendentes. Y sí dije ¡Ahhh! Lo vi hace tiempo en el blog de Eli, pero no deja de sorprenderme. ¿Cómo lo habrán hecho?
    Un beso
    Chari

    ResponderEliminar
  2. Con reloj o sin reloj el tiempo pasa inexorablemente para todos, aunque algunos/as se añadan botox o se operen, ninguno podrá detener su tictac.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Relojjj nooo maaarquess las hoooorasss...tarariro tararo...
    Buena informacion Norma , sobre el enlace te dire que a nivel informatico es un programa como todos los relojes , solo que en lugar de escribir un numero normal pones el dibujo , lo interesante es la originalidad y diseño de los numeros con las posiciones del cuerpo , muy bonito ya lo tengo en la carpeta de curiosidades en favoritos.
    saludos a tod@s

    ResponderEliminar
  4. ¡¡¡ufff!!! que paseo me acabo de dar recorriendo el tiempo, a golpe del tic tac de los relojes, y que relojes, todos son preciosos, unos nos recuerdan viejos tiempos y otros los actuales, más todos marcan el tiempo que se ha ido, el que se está yendo y el que vendrá todavía está suspendido en el tiempo y en el espacio.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Fantástico!!! El reloj-mimo me ha dejado con la boca abierta. Feliz día, Norma

    ResponderEliminar
  6. Fíjate que obsesión por medir el tiempo tenemos las personas,¡eh!
    Me ha gustado saber de la evolución obsesiva,pero el mejor es el reloj de "acá"
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Si que es curioso el reloj del enlace.
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Fantástica tu información amiga y me encantó el del enlace, lo vi en un blog y queda re-lindo!!!
    Feliz semana!!!
    Roos

    ResponderEliminar
  9. ¡Maravillosa historia la del reloj!
    Me deslumbró el que le regaló el califa Al-Raschid a Carlomagno. ¿Cómo habrán hecho para que los caballeros se movieran?
    El de los hombrecitos, lo ví hace un tiempo, no recuerdo dónde, es una maravilla también...
    Un beso y gracias por todos los datos que aprendimos hoy...

    ResponderEliminar
  10. Qué sustito me ha dado el enlace, jajajaja.

    Hay que ver lo que el hombre se estrujó la cabeza para medir el tiempo, y ahora hasta carecemos de él, curioso, no?

    Besos!

    ResponderEliminar
  11. me ha encantado toda la información que nos das sobre los relojes, me encantan, yo tengo uno de sol en mi terraza y cuando estoy en la playa, lo dibujo en la rena y siempre se la hora que es.
    Luego vivo en una Ciudad famosa por sus relojes depiedrea en las fachadas de sus casas antiguas, así como sus escudos.

    Un abrazo

    Pilar

    ResponderEliminar
  12. Como siempre Norma, contigo nunca nos acostaremos sin saber una cosa más, mira que yo solo conocía cuatro tipos de relojes pero el que más me ha gustado ha sido el reloj mimo, una maravilla, cosas de la tecnología, besos

    ResponderEliminar
  13. Excelente investigación, gracias por ello. Te cuento que des e el año 2006 que no uso reloj. El 1ª de mayo de ese año me jubilé y le dije adiós, ja ja ja. Trato de vivir sin que el tiempo me corra.
    Cariños.

    ResponderEliminar
  14. Entrada espectacular con lo que me gustan los relojes no puedo vivir sin ellos.
    besos

    ResponderEliminar
  15. El tiemp ono para y nos arrastra con él.
    Me ha encantado el reloj del enlace, ese personajillo contorneandose y haciendo los números me ha dejado perpleja. Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Entradas populares