Mis amigos son

domingo, 9 de septiembre de 2012

El castellano


En mi época de Secundaria tenía una profesora que siempre nos decía:- El castellano es rico en expresiones idiomáticas- Nunca le dí demasiada importancia hasta que por esto de los blogs comencé a visitar a muchas de mis amig@s españolas y es aquí donde me dí cuenta que las cosas se me complicaban. Empezaron a aparecer palabras como habichuelas, nata, melocotón... y hasta "mantequilla con mermelada de frambuesas"  a mi tostada con manteca y mermelada de frutillas. Ni qué decir de los bocadillos, para nosotros son unos bocados fritos, de verduras o arroz, o pollo, o lo que haya sobrado del almuerzo mezclado con leche, huevos y harina. El bocadillo español es lo que nosotros llamamos sanguche (sandwich)


Un día leyendo a Julia en su espacio CIENTO VOLANDO encotré algo que me gustó mucho y que se los paso


EL IDIOMA CASTELLANO

Melitón González (Pablo Parellada)

Señores: Un servidor,
Pedro Pérez Paticola,
cual la Academia Española
“Limpia, Fija y da Esplendor”.
Pero yo lo hago mejor
y no por ganas de hablar,
pues les voy a demostrar
que es preciso meter mano
al Idioma castellano,
donde hay mucho que arreglar.

¿Me quieren decir por qué,
en tamaño y en esencia,
hay esa gran diferencia
entre un buque y un buqué?
¿Por el acento? Pues yo,
por esa insignificancia,
no concibo la distancia
de presidio a presidió
ni de tomas a Tomás,
ni de topo al que topó,
de un paleto a un paletó,
ni de colas a Colás.

Mas dejemos el acento,
que convierte, como ves,
las ingles en un inglés,
y pasemos a otro cuento.

¿A ustedes no les asombra
que diciendo rico y rica,
majo y maja, chico y chica,
no digamos hombre y hombra?
Y la frase tan oída
del marido y la mujer,
¿por qué no tiene que ser
el marido y la marida?
Por eso, no encuentro mal
si alguno me dice cuala,
como decimos Pascuala,
femenino de Pascual.

El sexo a hablar nos obliga
a cada cual como digo:
si es hombre, me voy contigo;
si es mujer, me voy contiga.

¿Puede darse, en general,
al pasar del masculino
a su nombre femenino
nada más irracional?
La hembra del cazo es caza,
la del velo es una vela,
la del suelo es una suela
y la del plazo, una plaza;
la del correo, correa;
del mus, musa; del can, cana;
del mes, mesa; del pan, pana
y del jaleo, jalea.

¿Por qué llamamos tortero
al que elabora una torta
y al sastre, que ternos corta,
no le llamamos ternero?
¿Por qué las Josefas son
por Pepitas conocidas,
como si fuesen salidas
de las tripas de un melón?
¿Por qué el de Cuenca no es cuenco,
bodoque el que va de boda,
y a los que árboles podan
no se les llama podencos?

¡Y no habrá quien no conciba
que llamarle firmamento
al cielo, es un esperpento!
¿Quién va a firmar allá arriba?
¿Es posible que persona
alguna acepte el criterio
de llamarle Monasterio
donde no hay ninguna mona?
¿Y no es tremenda gansada
en los teatros, que sea
denominada “platea”
donde no platea nada?

Si el que bebe es bebedor
y el sitio es el bebedero,
a lo que hoy es comedor
hay que llamar comedero.
Comedor será quien coma,
como bebedor quien bebe;
de esta manera se debe
modificar el idioma.

¿A vuestro oído no admira,
lo mismo que yo lo admiro,
que quien descerraja un tiro,
dispara, pero no tira?
Este verbo y otros mil
en nuestro idioma son barro;
tira, el que tira de un carro,
no el que dispara un fusil.
De largo sacan largueza
en lugar de larguedad,
y de corto, cortedad
en vez de sacar corteza.
De igual manera me aquejo
de ver que un libro es un tomo;
será tomo, si lo tomo,
y si no lo tomo, un dejo.

Si se le llama mirón
al que está mirando mucho,
cuando mucho ladre un chucho
se le llamará ladrón.
Porque la sílaba “on”
indica aumento, y extraño
que a un ramo de gran tamaño
no se le llame Ramón.
Y, por la misma razón,
si los que estáis escuchando
un gran rato estáis pasando,
estáis pasando un ratón.

Y sobra para quedar
convencido el más profano,
que el idioma castellano
tiene mucho que arreglar.
Con que basta ya de historias
y, si al terminar me dais
dos palmadas, no temáis
porque os llame palmatorias.


Para terminar se me ocurre preguntarte:
¿Qué expresiones latinoamericanas te llaman la atención?




25 comentarios:

  1. Pues yo creo que el castellano está bien como está. Y está bien que en cada pueblo y en cada lugar del mundo tenga sus características propias, siempre y cuando se entienda el idioma.

    Un besito

    ResponderEliminar
  2. jajaja, muy buena tu entrada, me ha gustado mucho. Yo siempre digo que la gente no hace buen uso del Castellano, un idioma tan rico. Supongo que la falta de lectura y la comodidad hace que, en general, no se haga buen uso del idioma.
    Un beso.
    Malena
    http://tesorosmalvalr.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado!!!
    Y es que no puedo darle más razón a estos versos,ja,ja,ja
    Por lo de la curiosidad de vuestro castellano,son tantas que no sabría por cuál inclinarme,pero he de decirte que es un placer saber de la riqueza extensiva de este léxico compartido.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Pero que dices!!, nunca, jamás en la vida se puede comparar un bocata español con un sandwiche anglófono, amiga Norma, acabas de cometer un auténtico delito y un insulto al lenguaje castellano. Un poco exagerado, pero las cosas como son, ni punto de comparación, por aquí se distinguen las diferencias existentes entre ambos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. esta muy bueno el comentario,la mayoría de las personas no se preocupan por mejorar, le da los mismo si lleva acento o no, si decimos gentío o genterio.gracias y bendiciones

    ResponderEliminar
  6. Jajajajajaja, qué bien está la poesía.

    ResponderEliminar
  7. Me gustó esta entrada!
    Es muy lindo conocer la cultura de otros países a través de su gente y las distintas expresiones de su Lengua.
    Gracias por visitarme, y por tu comentario, un besito desde Argentina.

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante tu entrada, es fantástico como un mkismo idioma puede llegar a ser tan extenso, al principio nos cuesta entendernos hablando el mismo idioma pero despues es coser y cantar.Yo como andaluza que soy encuentro muchas similitudes con nuestra habla y tengo pocos problemas,ya en mi propia comunidad tenemos distintas características, lo que no estoy de acuerdo es que nos estén invadiendo tantos términos anglosajones, debemos conservar nuestra propia idiosincrasia, para mi es un placer escuchar hablar a mis amigos latinoamericanos.Besos.

    ResponderEliminar
  9. Como andaluza solemos comernos las terminaciones de algunas palabras , pero como MAESTRA les digo a mis alumnos: hablamos como andaluces que somos PERO LEERMOS en correcto castellano, es decir, PRONUNCIAMOS CORRECTAMENTE.
    Una cosa es hablar y otra bien distinta LEER .saludos

    ResponderEliminar
  10. Yo creo que eso es lo maravilloso que tiene, la gran diversidad. Eso sí, hay que ir aprendiendo lass variantes que hay entre los países porque incluso palabras que en unos países se usan con total normalidad, en otros es incluso un insulto
    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Esa es la grandeza de nuestro idioma su gran variedad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. El castellano es un idioma riquísimo. Me he divertido mucho con tu entrada, por lo menos uno aprende riendo, ya eso no es poco. Besos.

    ResponderEliminar
  13. jaajajjajaja Y esto no es nada ... pq yo me quedo loca con las palabras que tienen doble intención ajajjaja osea que aquí en España la decimos pq vamos a coger algo del armario .. .y en otros sitios esa palabra .. ainssss. . tiene otro significado .. creo que es Argentina .... que su significado es bien distinto .. ainssssssssss ... Bendito idioma .. pq gracias a él nos entendemos ... Besotessssss

    ResponderEliminar
  14. Hola Norma:
    ¿Sabías que en Valencia utilizamos la palabra Che.?
    Está muy buen este Poiema.
    Te mando besos desde Valencia, Montserrat

    ResponderEliminar
  15. Querida amiga que entrada maravillosa!!. Siempre y cuando se entienda la diversidad es maravillosa! Cuando comencé en mi blog, siempre fue mayoría los amigos españoles y vaya si tienen sus expresiones!!!.Es que cada cultura, así tengamos el mismo idioma, tiene su forma de hablar, Nosotros con el voceo y la influencia del lunfardo a veces somos difícil de entender. Un amigo asturiano una vez me comentó "se salen, customizamos todo, observad nuestro escaparate, mola mogollón y mucho", eran remeras y zapatillas creadas y pintadas por él, que estaban en la vidriera de su negocio, y que estaban buenísimas, jajaja.
    Besos, feliz domingo!

    ResponderEliminar
  16. A mí me encanta nuestro idioma. ¿En cuál otro podemos expresar con tanto cariño que "La niña está sentadita ahí"?

    ResponderEliminar
  17. Jajajajaajaajaaajajajaaajaja!!! ME ha encantado esta entrada, Norma. Y ¡cuánta razón tienes! El idioma castellano es muy rico, muchísimo. Tanto en vocabulario, como en expresiones. Desde America se nota muchísimo, pero en lo que es la propia España, las diferencias también son tremendas y con solo desplazarse pocos kilómetros.

    ResponderEliminar
  18. Norma gracias a ti por hacerte eco de mi entrada...me alegro que te gustase el poema...y me ha pasado como a vos...o a ti,que las dos cosas valen...el mundo blogger me ha descubierto otras expresiones y en mi trabajo cada día aprendo algo nuevo...
    Aqui la palabra orto se usa para el amanecer,cuando sale el sol...y ustedes la usan también para culo...me resulta muy curioso...
    Uno de mis chicos colombianos me enseño un refrán el otro día..."No se debe contar plata delante de los pobres"...
    seguiré con mis entradas sobre el castellano...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Me ha encantado tu entrada, siempre me gustan pero esta tiene tanta razón. También te quiero señalar que ya no se dice castellano, se dice idioma español, viene además en nuestra Constitución.
    Por eso también se dice gente hispano-parlante, habla hispana, etc...

    ResponderEliminar
  20. Totalmente de acuerdo con Chelo, es lo que nos hace únicos y especiales.

    Buena semana, besotes a mogollón, jajajaja.

    ResponderEliminar
  21. Lo que enriquece un idioma son las expresiones. Y el castellano es sumamente rico.
    Mi infancia y adolescencia las pasé por allí. Así que no creo que nada me sorprenda. Pienso que me ha enriquecido enormemente.
    Que más da que que en Colombia ¿un tinto sea café solo y aquí vino?
    Al final todos acabamos entendíéndonos.
    Bss

    ResponderEliminar
  22. Me hiciste recordar cuando estuve en Buenos Aires hace muchos años. Viví allí 3 meses y te puedes imaginar la cantidad de palabras que no entendía. Recuerdo que a los bocadillos (o al menos lo que yo entiendo por bocadillo) los llamaban pebetes. Y también me acuerdo de una confusión muy graciosa. Alquilé un piso con una amiga y cuando leímos el inventario de los enseres del piso decía: bombillas y bombitas. Pensé que las bombillas eran las luminarias y no sabía qué eran las bombitas. Con el tiempo me enteré. ¡Cuánto se aprende al viajar!
    Besos,

    ResponderEliminar
  23. sí, ahora que nos hemos globalizado hay que tener mucho cuidado con lo que expresamos que por muy inocente que escribamos algunas palabras, frases u oraciones, podría sentirse insultado alguien o en el menor de los casos hacerlo sonrojar.
    besos.

    ResponderEliminar
  24. Hola Norma, muy bueno, lo primero darte la solución a lo del aceite, se frie y luego se deja enfriar para volver a utilizarlo, porque el aceite al freirse pierde vapores y de esta manera no saben tanto a aceite y tampoco tan grasientas, la matalauva y los granos de anís son lo mismo y ahora voy yo con la pregunta, porque a las faldas en Argentina se les llama polleras y a las perchas ganchos, es algo que siempre me ha llamado la atención, besos preciosa

    ResponderEliminar
  25. Hola Norma, muy buena entra. el poema me hizo acordar a la presidente que quiere ser presidentA
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Entradas populares