Mis amigos son

lunes, 24 de diciembre de 2012

El buey y el asno del pesebre


El buey y el asno, que la tradición católica colocan en el pesebre junto a Jesús al momento de su nacimiento, no están en las escrituras del Evangelio, señala el papa Benedicto XVI en su nuevo libro La infancia de Jesús.
En el libro, que saldrá a la venta en 50 países, el papa Ratzinger señala que en el Evangelio "no se habla de animales" en el lugar donde nació Jesús, pero tratándose de un pesebre, "el lugar donde comen los animales, la iconografía cristiana captó muy pronto ese motivo y "colmó esa laguna" y ninguna representación del Portal de Belén renuncia al buey y al asno.
Además, Jesús nació en Belén en una época determinada con precisión y su nacimiento virginal "no es un mito, sino una verdad", asegura Benedicto XVI en su libro presentado este martes en Ciudad del Vaticano.
Por lo tanto, en el texto el Pontífice desmiente a san Agustín, que afirmó que la Virgen María habría hecho un voto de virginidad y se habría comprometido con José para que la protegiera, señalando que esa reconstrucción "está fuera del mundo judío del tiempo de Jesús".
"¿Es cierto que Jesús fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo y nació de santa María Virgen? Sí, sin reservas", afirma el Pontífice, quien señala que hay dos puntos en la historia de Jesús en las que la acción de Dios interviene directamente en el mundo material: "el parto de la Virgen y la Resurrección del Sepulcro, en el que no permaneció ni sufrió la corrupción".
Benedicto XVI subraya que si a Dios sólo se le permite actuar en la esfera espiritual y no en la material, "entonces no es Dios", pero que sí, "que tiene ese poder y con la concepción y la resurrección de Jesucristo ha inaugurado una nueva creación".
La infancia de Jesús es el tercer libro de la trilogía de Joseph Ratzinger-Benedicto XVI (se usan los dos nombres ya que los comenzó siendo cardenal y los ha acabado una vez en el papado) sobre Jesús de Nazaret, ha sido editado en nueve idiomas, entre ellos el español, y sale con una primera edición global de un millón de ejemplares.
El libro, de 176 páginas, está dividido en cuatro capítulos y un epílogo.
El primero está dedicado a la genealogía del Salvador en los evangelios de Mateo y Lucas, muy diferentes ambos, según señala, pero con el mismo significado teológico-simbólico: la colocación de Jesús en la historia.
Benedicto XVI señala que Jesús no nació y apareció en público en una fecha imprecisa, sino que se sabe muy bien quién es y de dónde viene y que pertenece a una época "perfectamente datable y a un ambiente geográfico perfectamente indicado".
Jesús nació -escribe el Papa echando mano del Evangelio de Lucas- en el año 15 del imperio de Tiberio César.
El segundo capítulo está dedicado al anuncio del nacimiento y Benedicto XVI escribe que leyendo el diálogo entre María y el ángel Gabriel se ve cómo Dios a través de una mujer busca "un nuevo ingreso en el mundo".
María, subraya el Papa, "aceptó la voluntad de Dios, trató de comprender y se mostró como una mujer valerosa, de gran interioridad".
El tercer capítulo está dedicado al nacimiento en Belén y sobre el mismo señala que María envolvió al niño en pañales y que, "sin sensiblería", podemos imaginar el amor con el que María se preparó para ese momento y cómo preparó el nacimiento del hijo".
A la vez analiza cómo la tradición ha interpretado el pesebre teológicamente y señala que el niño envuelto en gasas se presenta como una anticipación de la hora de su muerte y que el pesebre del portal de Belén se considera una especie de altar.
El cuarto capítulo está dedicado a los Reyes Magos, que representan, según el Papa, a la humanidad "cuando emprende el camino hacia Cristo".
El papa Ratzinger precisa que aunque algunos pongan en duda la Adoración de los Reyes, está convencido de que se trata de un acontecimiento histórico, pero subraya que, de todas maneras sea verdad o no, no afecta a ningún aspecto esencial de la fe.
En el epílogo echa mano del Evangelio de Lucas y cuenta el último episodio de la infancia de Jesús, cuando con doce años fue al Templo de Jerusalén a debatir con los doctores.

De acuerdo con lo antes leido, Pilar desde su blog, nos muestra cómo quedaría un pesebre sin buey y sin asno
Parece que falta algo ¿no?



http://mapilos.blogspot.com


Lo prefiero con los animalitos contemplando al niño Jesús


http://creacionesbellop.blogspot.com.ar/2012/11/nacimiento-de-goma-eva-en-el-portal-de.html





http://mapilos.blogspot.com


¿Vos qué opinás?



http://mexico.cnn.com/salud/2012/11/21/el-buey-y-el-asno-no-existieron-en-el-pesebre-benedicto-xvi

16 comentarios:

  1. A mí me gusta lo tradicional de siempre ¡Qué quieres!Toda la vida han estado en el Portalito el buey y la mula, y yo lo sigo poniendo ¡Pobres animalitos!

    Bueno te deseo de corazón una FELICÍSIMA NOCHEBUENA, y muchas gracias por traer mi felicitación a tu blog.

    Besitos desde el corazón

    ResponderEliminar
  2. ¡Vaya! que al buey y a la mula le han puesto un ERE.

    ResponderEliminar
  3. Lo siento por el Papa pero mi mula y mi buey van a seguir estando en mi belen asi que...jejeje. Felices fiestas guapa!! que pases una noche maravillosa en compañia de los tuyos. Un beso :)

    ResponderEliminar
  4. Me parece que hay que evangelizar al Papa
    El nacimiento representado así como lo conocemos es obra de San Francisco de Asis "Conoce el buey a su dueño, y el asno el pesebre de su amo. Israel no conoce, mi pueblo no discierne" (Is. 1,3) Aunque él lo hizo con personas
    Benedicto espanta feligreses, conmigo logró su obejtivo
    FELIZ NAVIDAD, CON ASNO Y LO QUE SE TE OCURRA ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  5. ****************FELIZ NAVIDAD******************

    ResponderEliminar
  6. me gusta con animales son costumbres pienso yo es mi modesto pensar que si ese libro se hubiera escrito no siendo x papa no hubiera tenido la polemica levantada pues todo x papal al ser cabeza visible humana de la iglesia su palabra toma relevancia extraordinaria y eso x tendria que haberlo supuesto es mi humilde pensar , que cada palabra hable o escriba , toma un significado muy alto , tanto para bueno , como para darle la vuelta otros a esa tortilla , y en esta tierra somos todos humanos , soy creyente , mas de la figura de jesus me encanta y de su madre como una mujer extraordinaria que paso lo que no esta ni escrito viendo a su hijo , en ella se abraza toda madre del mundo

    ResponderEliminar
  7. EN MI NACIMINTO ESTA TODO PUESTO EN UNA PIEZA...YO SE QUE TENIA EL BURRO Y EL BUEY..
    Y MAS ANIMALITOS---
    EL PAPA CUANDO PASO POR EL PESEBRE
    ESTARIAN DESCANSANDO LOS ANIMALITOS...
    PERO CUANDO PASE YO TENIA TODOS LOS BICHITOS DEL MUNDO,,,MIRA QUE HACE MILES DE AÑOS Y LO RECUERDO BIEN.
    EL PAPA TIENE MALA MEMORIA Y QUE ME PERDONE.
    NO SE SI TENDRAS MAS AMIGAS DE AQUELLA EPOCA PERO TE DIGO QUE LO VIVI....
    Y TE ASEGURO DE TODA LA FAUNA...
    (TENEMOS QUE TOMARLO CON RISA.)
    FELIZ NAVIDAD!!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Querida Norma, que buena tu entrada.
    Yo me quedo con el pesebre tradicional, ese que narra la realidad de la época en la que nació nuestro Niño Jesús.
    Feliz navidad, que el NIÑO DIOS te abrace y te llene del amor verdadero!!!

    ResponderEliminar
  9. Estimada Norma:
    Creo que cada quien recrea el pesebre con los rostros más inmediatos. De ese modo, repetimos cada vez el milagro de la Navidad. No quería dejar este día sin saludarte especialmente por esta Navidad.
    ¡ Felices Fiestas !

    ResponderEliminar
  10. Mi nacimiento, como le llamamos aquí, es pequeño y muy sencillo, me gusta mucho.

    Te deseo una preciosa Navidad, gracias por estas lindas entradas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Queda mejor el nacimiento con los animalitos, sea que se ajuste o no a la verdad.
    ¡Feliz Navidad para todos!

    ResponderEliminar
  12. Mi nacimiento es minúsculo, lo traje de Salta, son unos coyitas y en él no hay ni buey ni asno, pero me quedo con el pesebre inmenso que armaba mi abuela donde estaban todos los animalitos y campesinos y laguitos y montañas y demás.
    Norma, de corazón, te deseo todo lo mejor para vos y tu familia, que pases una muy feliz Navidad y te envío un beso y un abrazo muy grande!

    ResponderEliminar
  13. yo lo prefiero con los animalitos!!

    Querida Norma deseo que pases una hermosa Navidad, celebrando la vida y junto a tus afectos.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  14. Buenas noches Norma:
    Ahora mismo me voy a la Misa del Gallo.
    Y en mi Belén están presentes el buey y la mula.
    ¡FELIZ NAVIDAD!
    Un beso, Montserrat

    ResponderEliminar
  15. En mi pesebre hay una mula, el buey y gallinas. Norma, que hayas tenido una hermosa nochebuena y que estès pasando una muy buena navidad. Felicidades. Besos.

    ResponderEliminar
  16. Gracias Norma por tu comentario que sí lo había leído pero ya sabes...que por el pueblo te quedas sin cobertura...no hay señal en los canales de la tele y se convierte a veces en un penar el intentar dejar el comentario por esa lentitud pasmosa.
    Una entrada muy interesante pero que en ciertos puntos no comparto con el papa y sí con esos principios con los que en mi familia me formaron en cuanto a las tradiciones.
    Puedes usar ese belén para cuando gustes aún cuando haya pasado la navidad pero yo creo que jamás dejaremos de tener esos animales en él porque forman partes de muchos años de tradición y como tu dices: ...que es un nacimiento sin estos animales??
    Ya le mostraré a Inma tu entrada y si deseas puedes ver el blog que le cree hace ya un tiempo para mostrar su trabajo.
    Besitos amiga y gracias .

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Entradas populares