Mis amigos son

lunes, 21 de enero de 2013

Docentes con Síndrome de Burnout

¿Este es tu caso?



Originalmente el “Síndrome de Burnout” fue descrito en 1974 por el psiquiatra Herbert Freudenberger, como una condición psicológica específica en el cual las personas sufren de agotamiento emocional, experiencia de pérdida de realización personal y tendencia a la despersonalización en el trato hacia otros.


 Desde la perspectiva psicosocial el Síndrome de Burnout se conceptualiza como un proceso en el que intervienen variables cognitivas – aptitudinales (baja realización personal en el trabajo), variables emocionales (agotamiento emocional) y variables actitudinales (despersonalización) (Marrau). Ante el incremento de las exigencias del medio, el Síndrome de Burnout se presenta como un trastorno de la adaptación ante el estrés laboral crónico que logra desencadenar síntomas físicos y psicológicos, los que dañan significativamente la ejecución profesional.


El fenómeno ha sido descrito en otro tipo de profesionales, como directivos y mandos intermedios de cualquier tipo de organización, entrenadores y deportistas, e incluso ha sido estudiado fuera del ámbito laboral formal, como por ejemplo, en amas de casa. Es común encontrar estudios sobre el Síndrome de Burnout relacionados al ámbito de la salud, donde se investiga el Burnout en enfermeras, personal de atención de emergencia, de cuidados intensivos, cuidado de adultos mayores, personas con enfermedades terminales, etc. También se ha estudiado en profesiones asociadas a las emergencias, seguridad y policía


Síndrome de Burnot en docencia




Un ámbito especialmente sensible al desarrollo de este Síndrome es el ámbito educacional o docente. Son los profesores quienes deben lidiar con los cambios y las exigencias impuestas tanto por los directivos, padres y alumnos, en el desarrollo de sus funciones que son de gran importancia social: si el profesor se encuentra en un precario estado psicológico influirá en la calidad de enseñanza que imparta a los estudiantes. 


 El origen de este síndrome es atribuido principalmente a la sobrecarga laboral y al hecho de ser blanco recurrente de agresividad por parte de padres y alumnos. Esto llevaría a los profesores a mostrarse irritables e intolerantes, lo que además de deteriorar la relación con los alumnos, se traduciría en ausentismo reiterado y aumento de licencias médicas.


Durante varios años la disfonía era el mayor problema para muchos profesores, pero luego fue superada por las enfermedades psicosomáticas, como principal motivo por el que los docentes solicitan una licencia médica. Desde los inicios de la docencia, el maestro pasó del elogio social a los reproches de la sociedad y demandas crecientes. Esta transformación y sus implicancias impactaron en su cuerpo, el que fue variando de la enfermedad por disfonía a otras dolencias de índole psíquico como la depresión, Síndrome de Burnout, irritación e insomnio.

Los efectos del Síndrome de Burnout, según destacados autores se pueden resumir de la siguiente forma:

Efectos individuales: agotamiento, fatiga crónica, cansancio, distancia mental, ansiedad depresión, quejas psicosomáticas, incremento del uso de sustancias tóxicas, generalización o desbordamiento a la vida privada, dudas respecto a la capacidad para desempeñar el trabajo, etc

Efectos en el trabajo: insatisfacción laboral, falta de compromiso organizacional e intención de abandonar la organización.

Efectos en la Organización: incremento en la tasa de ausentismo y retiros, disminución del desempeño y falta de calidad en el servicio, etc.


Si sos o fuiste docente seguro que alguno de estos síntomas has tenido.
No te asustes, tus colegas agobiados por tanta tarea, también.
A pricipios de siglo se nos elogiaba, hoy la sociedad nos reprocha y quiere más de nosotros.



http://www.estres.edusanluis.com.ar/

20 comentarios:

  1. Es muy cierto todo lo que dices. Padres, alumnos y administración, cada vez se nos exige más y cada vez se menosprecia más nuestro trabajo. No es de extrañar que caigamos en depresiones. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. SI MIRAMOS UN POCO ...
    ME PARECE QUE ESTO ES MUY NORMAL LO LLAMEN COMO LO LLAMEN.
    TODOS ESTAMOS UN POCO ....TRISTONES,BAJOS,SIMPLEMENTE DESILUSIONADOS.
    NO?????
    CHAUCITO

    ResponderEliminar
  3. No conocía este síndrome, gracias por tu información, besos
    Sofía
    Milideasmilproyectos

    ResponderEliminar
  4. Seguro que algunoss de esos sintomas tuve sin saber que era un síndrome.
    Muy interesante.

    ResponderEliminar
  5. Interesante, desconocía toda esta información, gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Bien se dice que ser maestro es una vocación. Esta información lo confirma.

    ResponderEliminar
  7. Una entrada muy interesante sobre un síndrome que desconocia, gracias por compartir esta información
    Bsos

    ResponderEliminar
  8. Muy buena información Norma, para quienes tenemos relación con labores de academia, bueno y te cuento que el agua en el Pácífico es muy cálida y la del Atlántico no se le queda atrás.

    Feliz semana,

    Ale
    Costa Rica

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Dios mío la docencia ¡¡ que seria de nosotros frágiles humanos si no estuviéramos expuestos a los llamados " síndromes " , para mi son como un cajón de sastre , donde puedes encontrar de todo , la mayoría de las veces contiene mas preguntas que respuestas y al final te ves solo e impotente para solucionar el problema , al menos puedes decir que estas dentro de un grupo epidémico que padece con mas o menos gravedad el Síndrome de Burnout que queda muy técnico , lo malo es que esto no nos ayuda y como siempre tenemos que recurrir a nuestra fortaleza y aguante para superar el síndrome , el estrés y el escuatro.
    saludos
    .

    ResponderEliminar
  10. es una enfermedad que provoca la sensación de desgaste, laboralmente es muy dura, y no ataca sólo a docentes sino actualmente a personas que por determinadas circunstancias se ven obligadas a trabajar en inferiores categorías profesionales; también a personas que no se sienten valoradas y a la falta de promoción profesional...en fin...la actualidad...
    saludos

    ResponderEliminar
  11. Sabía de este sindrome que afecta a docentes, médicos u otras profesiones en contacto permanente con gente y sobre todo con una gran responsabilidad. Creo que hoy dia, con el nivel de violencia, falta de respeto y de límites que hay, los casos se multiplican cada vez mas.
    Besito!

    ResponderEliminar
  12. A mi no me extraña que les pase algo así a los maestros y profesores, es mucha responsabilidad que llevan encima cada día, tienen en sus manos la formación de nuestros hijos y muy poco se les valora y ayuda.La educación es cosa de todos y a muchos padres parece que eso se les olvida.muy buena entrada amiga.mucho animo a los maestros.Bikiños

    ResponderEliminar
  13. Resumiendo: que estar de cara al público de una forma u otra, no es muy sano, no?

    Hay mucha presión y a veces, nos la metemos nosotros mismos sin necesidad. Demasiado bien estamos me parece a mí.

    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Ultimamente, además, muchos padres dan la razón del todo a los hijos y se pierde el respeto al profesorado.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Cada día se aprende algo nuevo, interesante información, gracias Norma!!!
    Un besito y linda semana...

    ResponderEliminar
  16. Por aquí somos más "bestias" y se le llama el sindrome del Profesor "quemao", jeje
    Se suele ver más en la enseñanza secundaria, que la adolescencia es mucha adolescencia.
    Afortunadamente yo trabajo con niños más pequeños, este año concretamente tengo segundo de primaria, que vienen conmigo desde primero y la verdad es que son muchas más las alegrías que las "penas" que me ocasionan. En cuanto a la presión por parte de las familias, pues también hay de todo, aunque aún en estas edades la mayoría se suelen preocupar todavía por la enseñanza de sus hijos e hijas.
    Además, en qué lugar que no sea una clase llena de chiquillos te llaman guapa a todas horas, te llenan de besos y abrazos y te hacen dibujitos a diario para regalártelos.
    No sé en un futuro lo que pasará, pero de momento, y pese a les exigencias directivas, no cambiaría mi trabajo por ningún otro.
    Besitos

    ResponderEliminar
  17. es que es muy difícil lidiar con una gran cantidad de personalidades que en muchos casos son muy complicadas. y encima, ¡a diario!
    besos.

    ResponderEliminar
  18. Muy interesante Norma.Me ha encantado.!!

    ResponderEliminar
  19. Buen analisis, despues en las paritarias dicen que los maestro trabajan 4 horas y tienen 3 meses de vacaciones, que no es cierto
    Abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Entradas populares