Mis amigos son

domingo, 13 de enero de 2013

Reflexiones de un cura criollo


Mi percepción a medida que envejezco es que no hay años malos. Hay años de fuertes aprendizajes y otros que son como un recreo, pero malos no son. Creo firmemente que la forma en que se debería evaluar un año tendría más que ver con cuánto fuimos capaces de amar, de perdonar, de reír, de aprender cosas nuevas, de haber desafiado nuestros egos y nuestros apegos. Por eso, no debiéramos tenerle miedo al sufrimiento ni al tan temido fracaso, porque ambos son sólo instancias de aprendizaje.

Nos cuesta mucho entender que la vida y el cómo vivirla depende de nosotros, el cómo enganchamos con las cosas que no queremos, depende sólo del cultivo de la voluntad. Si no me gusta la vida que tengo, deberé desarrollar las estrategias para cambiarla, pero está en mi voluntad el poder hacerlo. “Ser feliz es una decisión”, no nos olvidemos de eso.

Entonces, con estos criterios me preguntaba qué tenía que hacer yo para poder construir un buen año porque todos estamos en el camino de aprender todos los días a ser mejores y de entender que a esta vida vinimos a tres cosas:
-a aprender a amar
-a dejar huella
-a ser felices


En esas tres cosas debiéramos trabajar todos los días, el tema es cómo y creo que hay tres factores que ayudan en estos puntos:


-Aprender a amar la responsabilidad como una instancia de crecimiento. El trabajo sea remunerado o no, dignifica el alma y el espíritu y nos hace bien en nuestra salud mental. Ahora el significado del cansancio es visto como algo negativo de lo cual debemos deshacernos y no cómo el privilegio de estar cansados porque eso significa que estamos entregando lo mejor de nosotros. A esta tierra vinimos a cansarnos,....... para dormir tenemos siglos después.

-Valorar la libertad como una forma de vencerme a mi mismo y entender que ser libre no es hacer lo que yo quiero. Quizás deberíamos ejercer nuestra libertad haciendo lo que debemos con placer y decir que estamos felizmente agotados y así poder amar más y mejor.

-El tercer y último punto a cultivar es el desarrollo de la fuerza de voluntad, ese maravilloso talento de poder esperar, de postergar gratificaciones inmediatas en pos de cosas mejores. Hacernos cariño y tratarnos bien como país y como familia, saludarnos en los ascensores, saludar a los guardias, a los choferes de las micros, sonreír por lo menos una o varias veces al día. Querernos.

Crear calidez dentro de nuestras casas, hogares,
y para eso tiene que haber olor a comida, cojines aplastados y hasta manchados, cierto desorden que acuse que ahí hay vida. Nuestras casas independientes de los recursos se están volviendo demasiado perfectas que parece que nadie puede vivir adentro. Tratemos de crecer en lo espiritual, cualquiera sea la visión de ello. La trascendencia y el darle sentido a lo que hacemos tiene que ver con la inteligencia espiritual.

Tratemos de dosificar la tecnología y demos paso a la conversación, a los juegos “antiguos”, a los encuentros familiares, a los encuentros con amigos, dentro de casa. Valoremos la intimidad, el calor y el amor dentro de nuestras familias.

Si logramos trabajar en estos puntos y yo me comprometo a intentarlo habremos decretado ser felices, lo cual no nos exime de los problemas, pero nos hace entender que la única diferencia entre alguien feliz o no, no tiene que ver con los problemas que tengamos sino que con la ACTITUD con la cual enfrentemos lo que nos toca.
Dicen que las alegrías, cuando se comparten, se agrandan.
Y que en cambio, con las penas pasa al revés. Se achican.
Tal vez lo que sucede, es que al compartir, lo que se dilata es el corazón.
Y un corazón dilatado esta mejor capacitado para gozar de las alegrías
y mejor defendido para que las penas no nos lastimen por dentro.


MAMERTO MENAPACE

Mamerto Menapace nació en Malabrigo, región del Chaco santafesino, hoy norte de la provincia de Santa Fe, el 24 de enero de 1942. Es un monje y escritor argentino.




16 comentarios:

  1. Ya lo conocía. Tengo algún libro de Mamerto. Es muy positivo y vital. Lástima que no no nos pongamos manos a la obra.
    Bss y buen Domingo

    ResponderEliminar
  2. Buenas reflexiones para actuar de inmediato y conseguir un mundo mejor.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Deberimos hacer caso a estas reflexiones, son muy buenas y deberiamos practicarlas, seguro nos senteriamos mejor con nosotros mismo, bss

    ResponderEliminar
  4. Qué maravillosa entrada, muchas gracias por compartir este texto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado la entrada. Gracias.
    Pena, Norma, que no navegues por facebook, hay cosas francamente buenas si sabes controlarlo. Besitos, wapetona.

    ResponderEliminar
  6. me ha encantado, una reflexion cargada de verdad............besitos

    ResponderEliminar
  7. Son reflexiones para leer y releer, para poder entenderlas plenamente. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  8. No lo conocía y me encantaron sus palabras, gracias por compartirlo con nosotras, que tengas feliz domingo!!!
    Bsote
    Roos

    ResponderEliminar
  9. Que fácil y que complicado a la vez
    Bsos

    ResponderEliminar
  10. Qué post tan bonito y tan sabio!.
    Son cosas sencillas, que todos entendemos y que, si las llevamos a la práctica, harán nuestra vida más plena y feliz.
    Ojalá sepamos amar, sonreir y crecer gracias al contacto con nuestros familiares y amigos.

    Un enorme abrazo
    Belén

    ResponderEliminar
  11. Muy bella entrada. Totalmente de acuerdo. Lo voy intentando, una veces mejor, otras peor, pero en ese camino estoy.

    Buena semana Norma, besos.

    ResponderEliminar
  12. Yo creía que tenía un corazón dilatado pero, después de leer lo que nos cuentas en esta entrada, tendré que tratar de dilatarlo mucho más.
    Trataré de buscar la felicidad aprendiendo del día a día.
    Cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué bonita la entrada! Me dio mucho que pensar.
    Un besote

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola Norma! No conocía estas reflexiones de Menapace y recordé que tengo un libro de él que no leí todavía...(los charquitos ¿te acordás?)
    Excelente la forma de enseñarnos a ser mejores personas y más felices. Lo he intentado (no tan literal, por supuesto) Pero si no lo hacen todos los que te rodean, no alcanza...
    Besos querida amiga, que tengas una semana feliz...!

    ResponderEliminar
  15. Norma me gusta mucho este texto que has elegido para encontrar la parte positiva a todo lo que nos ocurre en la vida...
    lo malo de todo esto, es que nos quedamos con la teoría...y nos olvidamos de la practica...que es lo que realmente importa...
    ojala practicáramos más...nos quisiéramos un poco a nosotros mismos...y aprendiéramos a disfrutar de todo lo que la vida nos da...
    un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Entradas populares