Mis amigos son

domingo, 15 de septiembre de 2013

Había una vez




Un humilde pastor, en un tiempo muy lejano y en un remoto lugar, salía todos los días con su manada de ovejas blancas rumbo a la pradera. Allí las ovejitas pastaban hasta que el pastor les hacía practicar su gimnasia diaria: todas debían saltar, una en una, sobre una valla, hasta el anochecer, cuando emprendían el regreso.
Ocurrió que un duende al ver a las ovejas saltar la valla tomó esa imagen y la llevó al pensamiento de los niños que no podían dormirse. Así ellos se entretenían contando los saltos y sin darse cuenta se quedaban dormidos. Pero un día una oveja se rebeló y no quiso saltar.
Las demás se quedaron paradas, el pastor se puso triste, quiso convencerlas de que saltaran mas no lo consiguió.
En ese mismo instante, un niño no pudo seguir la cuenta y se pasó largo rato llorando, sin poder dormir.
Muy enojado, llamó al Rey de los Sueños, quien al escucharlo partió en busca del duende, el pastor y las ovejas.
Reunidos frente a la gran familia de ovejas blancas, dictó el castigo: a partir de este momento, tendrán en su familia a la primera oveja negra, y así será para siempre.
Desde ese lejano día, cuando alguien se rebelaba, pasa a ser la oveja negra de la familia.
Sin embargo, para defender nuestra dignidad, principios e ideales, muchas veces debemos rebelarnos contra el poder absoluto.

Aquella ovejita, y luego las otras, nos demuestran que es mejor vivir cubierto de lana negra y no saltando vallas con la cabeza baja.
Pancho Aquino.


Escritor y poeta autodidacta, nacido en Berisso, Buenos Aires, el 14 de noviembre de 1939.
A los 53 años presentó su primer libro, Añoro, contando al presente con más de 45 títulos y 75 ediciones, en idiomas: español, portugués, inglés, francés, italiano, quichua y guaraní. Al presente lleva vendidos 280.000 libros de su autoría.
Integró la Comisión Directiva de la Sociedad Argentina de Escritores, SADE Nacional, República Argentina.
Integró la Comisión de Cultura de la Fundación El Libro, Ciudad de Buenos Aires, República Argentina




10 comentarios:

  1. Qué bonito cuento para explicar lo de "oveja negra"! Nunca lo había oido y la verdad es que resulta muy original. Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta la historia y la moraleja. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Una historia muy bonita y con tremenda moraleja, gracias por compartirla.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    acabo de conocerte, te sigo y te invito a mi sorteo por si te apetece apuntarte ;)
    http://miss-fabulas.blogspot.com.es/2013/08/sorteo-en-miss-fabulas.html
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, mejor vivir de pie, que no de rodillas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Una muy bonita historia y tremendo mensaje....!mejor morir luchando...!que vivir de rodillas¡...luchar por un mundo más justo, más humano...!todos tenemos derecho a vivir mejor!!

    ResponderEliminar
  7. Hola Norma, siempre es un placer visitar tu espacio. Me encantó la historia de la oveja negra, sobre todo su mensaje.
    Buena semana!
    besos

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Entradas populares