Mis amigos son

domingo, 1 de noviembre de 2015

De ceniza a diamante


¿Cómo se forma un diamante?
El proceso de formación de un diamante es muy complejo y puede llegar a demorar millones y hasta billones de años. Este proceso puede ocurrir solo bajo la llamada capa litosférica, que se ubica entre 150 a 200 kilómetros bajo la superficie y en donde se dan condiciones extremas: temperaturas de entre 900 °C y 1300 °C y un nivel de presión de 30 kilobars.
Allí, el carbón se combina en una molécula cubica y en un proceso que pueden durar millones de años, se mineraliza transformándose en un diamante.
Los diamantes emergieron a la Tierra a través de erupciones volcánicas. Una vez que la magma de las erupciones se enfrió, éstos fueron escondiéndose en depósitos, donde luego fueron encontrados por el hombre.
Si bien se han encontrado diamantes en 35 países, los que tienen mayores reservas de estas piedras preciosas son Rusia, Botswana and Sudáfrica.

“Polvo eres y en polvo te convertirás”, señala la Biblia, y bajo ese principio surgió la incineración de cadáveres. Pero en la actualidad se puede decir “ceniza eres y en joya te volverás” pues convertir cenizas humanas en diamantes ya es posible.
Algunas personas creerán que tras la llegada de la muerte, este es un lujo innecesario, que el inmenso dolor por la pérdida de un ser querido no cabe en una piedra preciosa; otras pueden ver esta técnica como una forma de superar el duelo al conservar para siempre los restos de su ser amado. Lo cierto es la diamantización de cenizas está ganando adeptos y muchas familias recurren a ella.

Cenizas y diamantes de alto valor, claves en los ritos funerarios

La diamantización surgió en Suiza y, a la fecha, 14 países de Europa y Asia ya cuentan con esta opción entre sus ritos funerarios. En la casa matriz de la empresa suiza se realizan entre 8 y 12 procesos semanales para convertir cadáveres en diamantes de diferentes quilates.
México es de los primeros países en América Latina en introducirla con el visto bueno de la Iglesia Católica, religión que más recurre a este rito de la muerte.
Tan valioso es un diamante producido por esta técnica como lo es uno natural, pues la diamantización de cenizas llega a costar entre 5 mil y 17 mil dólares, según el quilataje y tamaño de la piedra que se desee. Sin embargo, los deudos pagan eso y más con tal de perpetuar la memoria de sus familiares y ayudarse a superar su partida.

Proceso para convertir cenizas humanas en diamantes

Obtener un diamante de cenizas es como obtener un diamante natural, sólo que con miles de años menos de “elaboración”, pues tras recoger los restos provenientes de la incineración del cadáver, todo el proceso se lleva a cabo en Suiza.

De acuerdo con el tamaño que se desee de la piedra, el tiempo de transformación puede durar de 3 a 15 semanas en las que las cenizas humanas se purifican, se calientan a altas temperaturas y son sometidas a presión. Lo único que sobrevive al proceso es carbono y boro, componentes que dan la tonalidad azul a los diamantes.
Con las cenizas de un solo ser humano se pueden crear hasta 4 diamantes, pues tras la incineración, un cuerpo se convierte hasta en 3 kg de cenizas y se necesitan poco más de 500 g para un diamante.

Diamantización de cenizas al gusto

Estas gemas pueden cortarse de distintas formas, la más común es la de corazón, sobre todo por las mujeres, quienes representan 70% de las personas que solicitan convertir cenizas humanas en diamantes, pues según los expertos, son las más apegadas a la familia y quienes más sufren la pérdida de sus seres queridos.
Si así se desea, luego de que las cenizas se tornaron en piedra preciosa, es posible grabarle una microscópica leyenda con láser y certificarla por el Instituto Gemológico Suizo.

Aquí verás el  proceso
                                               
Así se entrega 
 Si se desea incorporar a una pieza de joyería se envía a joyeros especializados 


¿Conservarías de esta manera a un ser querido?
En el futuro ¿cómo sabremos de dónde proviene el diamante que nos regale nuestro "amado"? ¿Habrá que pedirle acaso  el certificado otorgado por el Instituto Gemológico Suizo? 


http://www.saludymedicinas.com.mx/centros-de-salud/salud-mental/articulos-relacionados/convertir-cenizas-humanas-diamantes.html

6 comentarios:

  1. Yo prefiero que me incineren y que mi cenizas vaya a parar a la montaña o al mar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. NO TENGO MUY CLARO SI ME GUSTA....
    ESTOS TEMAS ME DUELEN UN POCO.
    CHAUCITO

    ResponderEliminar
  3. Unbelievable!!!! I don't think I would like to wear a jewel with my mother on it.....
    Hugs

    ResponderEliminar
  4. No lo conservaría de esa manera, que los diamantes le gustan a todos y anda mucha mano ajena, imagina si me lo quitan al ser querido.
    De momento nadie me a regalado diamantes, con lo cual no tengo que preocuparme por la procedencia
    a saber de donde los sacan ahora.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola solo vengo a saludarte, hace mucho tiempo que estoy apartada del ordenador. Besos

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Entradas populares