Mis amigos son

sábado, 21 de mayo de 2016

Así son los nuevos colegios de éxito


Nos encontramos en un aula sin conocer lo que acaba de ocurrir. Una de las niñas empieza a contar, “uno, dos...” y, súbitamente, se detiene. Mira a la profesora...

 Un vídeo viral conmociona a los padres https://t.co/PvCt75JwiR 
Haciendo clic miralo luego leé lo que sigue

Nos encontramos en un aula sin conocer lo que acaba de ocurrir. Una de las niñas empieza a contar, “uno, dos...” y, súbitamente, se detiene. Mira a la profesora. Esta, visiblemente enfadada, agarra el ejercicio, lo rompe delante de la cara de la niña y lo arroja al suelo. Acto seguido, señala un lugar del aula y le ordena con voz tajante: “Vete a la silla de pensar y siéntate”. Apenas unos segundos después, y aunque el estallido de tensión parece haberse relajado, la profesora recuerda a sus alumnos que “no hay nada que me enfurezca más que cuando no hacéis lo que pone en los ejercicios” y a la estudiante le espeta que está “confundiendo a todo el mundo”.
La profesora, que más tarde será identificada como Charlotte Dial, explica a sus alumnos que se siente “muy triste y muy decepcionada”. La pérdida de la compostura por parte de la maestra, que rompe violentamente el papel, habría provocado por sí misma que, fuese quien fuese, hubiese convertido el vídeo en viral. Aún peor si la profesora retratada sin saberlo en el vídeo es considerada como una de las mejores de la cadena de colegios privados Success Academy, un modelo de éxito en EEUU por su capacidad de acercar la educación de calidad y los buenos resultados académicos a los sectores más desfavorecidos de Nueva York.
Lamento mi falta de control emocional. Como les pido a mis alumnos, aprenderé de este error y seré una profesora mejor
El vídeo fue grabado por una compañera de Dial, y publicado por 'The New York Times'. En respuesta, la profesora publicó una declaración a través de la escuela en la que señalaba lo siguiente: “Estoy profundamente comprometida con los niños y las familias de nuestro colegio, y lamento mi falta de control emocional de hace 15 meses. Como les pido a mis alumnos que hagan, aprenderé de este error y seré una profesora mejor”. Por su parte, la presidenta de las escuelas Success, Eva Moskowitz, calificó el vídeo de anomalía. Además, el director del centro de Cobble Hill y algunos padres defendieron a la profesora. La madre de la niña, por su parte, solicitó en un primer momento que no se publicase el vídeo por el derecho a la privacidad de su hija, aunque manifestó su descontento con la profesora.
Ventanas rotas y puertas cerradas
Ya dedicamos un reportaje a estos colegios, cuyos particulares principios se reflejaban en el titular: 'Disciplina militar y expulsiones a niños de cuatro años: el modelo educativo que funciona'. Las escuelas concertadas Success han adoptado uno de los principios que se popularizaron en la educación estadounidense a principios de los años noventa, el de 'sin excusas' ('no excuses'). Según este, la sociedad tiende a aceptar resultados académicos mediocres de aquellos que provienen de entornos más desfavorecidos, pero el movimiento defiende que ni la conflictividad ni ningún otro factor deben ser una disculpa para que los estudiantes no obtengan las mejores notas o reciban una educación de primer nivel.

¿En qué se traducía eso? Como explica en 'Vox' Elizabeth Green, autora de 'Building a Better Teacher: How Teaching Works (and How to Teach It to Everyone' (W.W. Norton & Company), los vanguardistas educadores decidieron adoptar la teoría de las ventanas rotas que suele emplearse para combatir el crimen. Según esta, mantener el entorno en buenas condiciones disminuye la criminalidad y el vandalismo en las zonas más conflictivas. La lógica de esta teoría es que poner coto al comportamiento antisocial, por mínimo que sea, conlleva que, a la larga, los crímenes se reduzcan. Algo que, por ejemplo, condujo a la política de 'tolerancia cero' de Rudy Giuliani.
En el aula, eso se traduce en que la rectitud de los alumnos debe ser llevada al extremo. Como explica el reportaje de 'Vox', “en las escuelas más complicadas, señalaban los educadores de 'no excusas', el aprendizaje era saboteado por el caos, de los combates físicos a la negativa a seguir las órdenes más básicas”. El cambio, por lo tanto, debía empezar por los comportamientos más básicos, como mantener la mesa ordenada, abrocharse la camisa, hablar en voz baja, no comer chicle, no poner malas caras, no arrastrar los pies y, por supuesto, no bostezar. 
El 93% de los estudiantes alcanzó la nota máxima en matemáticas, y el 68% en comprensión lectora, frente a una media del 35% y del 30% en el resto de NY
Se suele decir de las Success Academy que en ellas los estudiantes caminan siempre en fila, que no se dirigen la palabra durante la hora de la comida puesto que está prohibido, o que es imposible ver un papel en el suelo. Son todos ellos comportamientos fuertemente castigados por los profesores, puesto que permitir la relajación en alguno de estos aspectos puede tener consecuencias imprevistas a largo plazo. Como señalaba el anterior reportaje, algunos padres han protestado porque estos castigos pueden ser la estrategia que siguen algunos centros para expulsar a los estudiantes que hacen descender el nivel académico medio.
La clave del ¿éxito?
Los datos parecen dar la razón a los defensores de estas escuelas. El 93% de los estudiantes alcanzó la nota máxima en matemáticas, y el 68% en comprensión lectora, frente a una media del 35% y del 30% en el resto de Nueva York. La mayor parte de ellos provienen de barrios pobres y son afroamericanos o latinos. Sin embargo, estos centros tienen grandes detractores, como el alcalde demócrata Bill de Blasio, que en repetidas ocasiones ha manifestado su disgusto por no plegarse a las mismas reglas que el resto de centros concertados de Nueva York.

Hay un gran número de reservas educativas y sociales que los profesionales de la enseñanza han planteado hacia este tipo de educación. Por una parte, para muchos se trata de una perpetuación de las formas tradicionales de control racista, algo en apariencia paradójico debido a la voluntad de los profesores de ayudar a los alumnos. Como señala Green, estos centros han hecho surgir la preocupación de que “aceleren una tendencia que los colegios intentan evitar, la de 'de las aulas a la cárcel”. Además, los testimonios de estudiantes estresados y profesores desencantados llevan a pensar que comportamientos como el de Dial son mucho más frecuentes de lo que podría parecer.
En opinión de la autora, se trata de una buena idea que mal aplicada puede ser muy peligrosa. “No solo los colegios 'sin excusas' deben cambiar, sino que creo que pueden hacerlo”, explica. “No será fácil”. La clave se encuentra en aquello que los hizo funcionar en un primer momento, en ser rigurosos y honestos con lo que funciona (y lo que no) para quedarse con lo mejor. Y entre ello seguramente no esté esta clase de comportamiento, ya que, según explica el profesor de la Universidad de Nueva York Joseph P. McDonald, “su miedo probablemente no se debe solo a que la furia del profesor pueda estallar en cualquier momento y castigarlos dramáticamente, sino también a si pueden sentirse seguros aunque cometan errores”. Y, como cada vez más pedagogos aseguran, equivocarse es parte esencial de cualquier proceso de aprendizaje.

En síntesis:
 Las escuelas no excuses se han puesto de moda en EEUU porque prometen compatibilizar disciplina y buenos resultados académicos. Pero una grabación cuestiona esas creencias ¿Vos que opinás?





http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2016-03-15/colegios-de-exito-success-academy-nueva-york-video-viral-conmociona-padres-estadounidenses_1168406/?utm_source=dlvr.it&utm_medium=twitter

6 comentarios:

  1. ES DIFICIL LA EDUCACION PERFECTA.
    PERO VEO QUE LO QUE SE ESTA HACIENDO ACTUALMENTE(ACA) ES UN DESASTRE.
    LOS NIÑOS NO TIENEN LEY PARA NADA HACEN LO QUE QUIEREN Y YA ESTA.
    MAL EDUCADOS Y TIRANOS.
    NO TODOS..ALGUN COLEGIO SE NOTA LA D DIFERENCIA.
    ME CONTARON DE UNO QUE DEJAN HACER LO QUE QUIERAN...SI NO QUIEREN HACER ALGO NO LO HACEN....Y ESTO DONDE TERMINA??
    LOS NIÑOS Y MAS QUE NIÑOS SON LOS DICTADORES EN CASA...SE LES PREGUNTA QUE QUIERES COMER?UN NIÑO DE 5 AÑOS???ESTO ES UN DESASTRE.
    APARTE DE LO MATERIAL TOOODAS LAS MAQUINITAS NECESARIAS.
    ME DA PENA CON TODAS LAS OPORTUNIDADES QUE TIENEN HOY Y ESTAN CREANDO ZANGANOS MANDONES.
    NO SIGO ME ENFERMA ESTE TEMA.
    SALUDITOSS

    ResponderEliminar
  2. Actualmente los niños son pequeños tiranos, en casa se les consiente todo, mientras no molesten, y el resultado es que en la escuela pretenden hacer lo mismo, no aceptan normas, ordenes... la disciplina les molesta. Hace unos días un alumno, refiriéndose a mi, me llamó cara de bulldog, le pedí explicaciones y al no saber que decir le impuse un castigo: un trabajo escrito sobre este tipo de perro, al menos se habrá informado de algo. Besitos

    ResponderEliminar
  3. yo también pienso que ahora nos estamos pasando con la insana costumbre de no poner normas. un periodista dijo "los niños tiranos de hoy serán los esclavos del mañana".
    Bsos

    ResponderEliminar
  4. Una polémica que Héctor G. Barnés escribe, muy interesante ese pequeño dato de que la mayoría son latinos y y vienen de barrios pobres, parecen en un ejercito donde no puedes expresarte, en esas edades donde los niños son tan inquietos y exploradores, la creatividad y humanistica no se ve ni por las curvas, todo es ortogonalidad y nada de expresión. Una manera muy cruel de crear a niños traumatizados por miedo y temores represivos. Me identifico con esa niña, en uno de los grados de mi colegio yo no era muy buena para inglés, a los 9 años hacían filas para ubicarnos de acuerdo a lo buenas o malas que éramos, siendo mi fila la de las 5 niñas peores en la materia. Ya podrán ver el odio que desde allí le cogí a dicho idioma y el miedo crónico, no por la materia como tal, sino por la represión y comparación cosas que NUNCA se deben hacer.
    Las repercusiones que ése tipo de educación puede tener, hay que saber educar, y saber llamar la atención, pero nunca con represión, o comparación. Más allá de las normas estrictas, es la MANERA en que se imparten las normas.

    besos, e interesante artículo.

    ResponderEliminar
  5. Creo que todo tiene un límite. Sobre la disciplina, como dice el dicho: "ni tanto que queme al santo ni tan poco que no lo alumbre".

    ResponderEliminar
  6. Como yo soy de otra generación, en la que el respeto al profesorado era avalado por la familia, no entiendo nada de estas libertades que se toman los alumnos con los profesores.
    No hay que olvidar que la educación se recibe en la casa de cada uno, los profesores son sólo meros colaboradores de ella.
    Cariños y buen fin de semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Entradas populares