Mis amigos son

miércoles, 1 de febrero de 2017

El Dr. Stewart Adams y el ibuprofeno

                                                          

Todo empezó cuando a sus 16 años, Adams, del condado de Northamptonshire, Inglaterra, no tenía muy claro qué hacer con su vida al terminar el colegio.
Así que comenzó una pasantía en la cadena de farmacias Boots, una experiencia que encendió su apetito por hacer algo más desafiante.
Esta búsqueda por retos llevó a Adams a graduarse de farmaceuta en la Universidad de Nottingham, seguido de un doctorado en farmacología en la Universidad de Leeds, antes de regresar al departamento de investigación de Boots Pure Drug Company Ltd en 1952.
En ese entonces su misión era encontrar un nuevo tratamiento para la artritis reumatoide que fuera tan efectivo como los esteroides, pero sin efectos secundarios.

                                                           

Puso su atención en los antiinflamatorios que había y la aspirina en particular, algo que nadie más parecía estar haciendo.
La aspirina fue el primer fármaco antiinflamatorio sin esteroides que se desarrolló en 1897.
Y en esa época era comúnmente usada como analgésico, pero para tratar la artritis reumatoide habría que administrar altas dosis, lo que significaría más efectos secundarios como reacción alérgica, sangramiento e indigestión.
En la búsqueda de una alternativa, Adams reclutó al químico John Nicholson y al técnico Colin Burrows para que lo ayudaran a poner a prueba el potencial de más de 600 compuestos químicos.
La clave estaba en encontrar un fármaco que pudiera ser tolerable.
Desde la habitación principal de una pequeña casa en los suburbios de Nottingham, el pequeño equipo se dispuso pacientemente a examinar una y otra vez las distintas sustancias hasta que encontraron algo lo suficientemente bueno como para probarlo en pruebas clínicas.
Adams sabía que las posibilidades de éxito eran mínimas, pero tanto él como su equipo perseveraron durante diez años.
"Pensaba que con el tiempo tendríamos éxito, siempre sentí que lo lograríamos", dice Adams, quien siempre estaba listo para servir de conejillo de indias, probando dos o tres mezclas en carne propia.
Adams admite que lo que hizo nunca sería admitido en la actualidad, pero aclara que tenían mucho cuidado de realizar pruebas de toxicidad antes de ingerir los compuestos.
"Era importante probarlas y yo estaba emocionado por ser la primera persona en tomar una dosis de ibuprofeno", recuerda.
En ese tiempo, cuatro fármacos que habían ido a pruebas clínicas fallaron. En 1961, decidieron probar uno que llamaron ácido propanoico 2-(4-isobutylphenyl), que más tarde sería el ibuprofeno.
Según Dave McMillan, ex jefe del departamento de desarrollo de cuidados para la salud de Boots, el ibuprofeno fue extremadamente importante para la empresa, que hoy en día es la cadena de farmacia y productos de belleza más grande de Reino Unido.
"Salvó a Boots, lo ayudó a expandirse a Estados Unidos y el resto del mundo. Era el medicamento número uno de la empresa", recuerda.
Hoy en día distintas empresas de todo el mundo fabrican unas 20.000 toneladas de ibuprofeno al año.
Vienen en distintas formas y tamaño, incluyendo como jarabes diseñados específicamente para niños.
Adams ha recibido innumerables reconocimientos por su trabajo y continuó trabajando para la empresa por el resto de su carrera.
Pero lo que dice satisfacerle más es que cientos de millones de personas en todo el mundo toman el medicamento que descubrió.
Ha sido un largo camino que empezó con un dolor de cabeza.

Cómo funciona y sus efectos secundarios

Es un fármaco antiinflamatorio sin esteroides. Debido a que su estructura química es diferente al de los esteroides, no es tan tóxico.
Reduce el dolor al actuar en las prostaglandinas, responsables de causar la inflamación en el cuerpo.
La inflamación puede producir hinchazón, calor, rojez, pérdida de funcionamiento, fiebre y dolor.
Los efectos del analgésico empiezan poco después de tomar la dosis, pero puede llevar más tiempo para reducir la inflamación.
Expertos recomiendan tomar la dosis más pequeña durante el menor tiempo posible, pues como efecto secundario puede generar náusea y vómito.




http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/11/151116_salud_origen_ibuprofeno_cabeza_gtg

8 comentarios:

  1. Hay quien se lo toma como un caramelo, yo procuro evitarlo, suele tender a subirme la tensión.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. A mi me funciona de maravilla aunque tambien es verdad que no abuso de el
    Bsos

    ResponderEliminar
  3. A mí me ayuda mucho con los (más que) ocasionales dolores de cabeza que me aparecen. En media hora el dolor se va gracias al ibuprofeno.

    ResponderEliminar
  4. UNOS LO ADORAN Y OTROS LE TEMEN...
    COMO LA ASPIRINA.
    YO SOY MUY DE ASPIRINA;)
    CHAUCITO

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que para mí, el Ibuprofeno es magnífico, sólo que a estas alturas tengo que tener mucho cuidado por el estómago, es bastante malillo ese efecto secundario.
    Un gran invento, si pudiese tomarlo sin problemas, mi vida sería mejor. Tengo fibromialgia, así que una pena que no pueda abusar del Ibuprofeno.
    Un gran invento, sin duda, para la migraña leve va muy bien también.
    Ahora lo están poniendo un poquillo mal al pobre, por sus efectos secundarios, que tener, los tiene, que penita, porque funciona.
    Siempre interesante tu blog.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  6. recientemente en el daily mail leí que el ibuprofeno causa pérdida de audición en las mujeres.

    a tener cuidado.

    saludos.

    ResponderEliminar
  7. Interesante y satisfactorio es todo el procedimiento a seguir hasta llegar a descubrir todo lo beneficioso del conocido ibuprofeno.
    Hoy en día es un medicamento que, como antiinflamatorio y analgésico, se usa como el que tomaba antes una aspirina.
    Como yo no soy partidaria de tomarme casi nada, las empresas farmaceúticas que lo fabrican, irían a la ruina conmigo.
    De todas formas, como antiinflamatorio, es de los medicamentos que menos atacan a la mucosa gástrica y no se necesita tomar antes un protector estomacal, omeprazol, por ejemplo.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  8. Excelente nota... no tenía ni idea de todo esto, ni de quién fue el descubridor de este analgésico que me ayuda tanto con los dolores en mis articulaciones y huesos.
    ¡Gracias Norma! Besos...

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Entradas populares