Mis amigos son

jueves, 18 de abril de 2019

¿¡Dónde están los 10 huevos!?

Para entretenerte el fin de semana



¡Eso me pregunto yo!
Encontré 9 ¡Me falta 1!
Mi método para encontrarlos fue el siguiente:
 Barrí el dibujo con el cursor (flecha de la compu) de arriba abajo y de abajo a arriba, siguiendo un orden.
Seguiré buscando el que me falta. ¡A cabeza dura no me gana nadie!...jejeje!
Y vos...¿cuántos encontraste?


jueves, 11 de abril de 2019

Una buena noticia que deberíamos imitar


Una de las acciones que propone Bélgica para palear el cambio climático consiste en plantar un árbol por cada bebé recién nacido.
Este proyecto forma parte del Plan de Clima que fue adoptado por el municipio de Bruselas desde mayo de 2018.

El proyecto comenzará por la ciudad de Bruselas para luego extenderse por todo el país. A partir del año 2020, con cada nacimiento declarado en los registros municipales, los padres recibirán una tarjeta informándoles que se plantará un árbol a su nombre.
El objetivo de la propuesta es reducir a gran escala los gases contaminantes y los efectos del cambio climático y se estima que en la ciudad de Bruselas contribuirá a reducir sus emisiones de Co2 en un 30% para el 2025.
Un plan similar a este se realizó en Lausana en Suiza, donde desde hace 17 años se planta un árbol por cada bebe que nace. Pero el plan de Bruselas quiere ir un poco más allá.

Planta de niños para el planeta — Ilustración de Stock

Este proyecto se llama “Baby Boom” y tiene como objetivo la participación en la dimensión internacional requerida por el Pacto de los Alcaldes, con el fin de ayudar a reforestar los países del sur.
“Queremos dejar en claro que el problema del clima va más allá de las fronteras” afirma Benoit Hellings, funcionario encargado del Clima en la ciudad de Bruselas.
Un dato importante y que refleja la magnitud de este plan es que en Bruselas nacen anualmente alrededor de 3000 bebes y si se siembra un árbol por cada niño, se reducirá el dióxido de carbono en un total de 13 toneladas anuales.




jueves, 4 de abril de 2019

Sobre botones... y... ¡también aquí aparece el feminismo y el machismo!



¿Para qué sirve un botón?
Entre otras cosas para:
Mantener tu camisa o pantalón en su lugar, es cierto.. Pero no siempre fue así. Los botones son tan antiguos como la civilización. En Pakistán fueron encontrados ejemplares de cinco mil años de antigüedad hechos de conchas.
Lo sorprendente es que los botones no tenían función práctica. Los romanos, por ejemplo, los llevaban en muchas ropas apenas como adorno. Durante la Edad Media los botones eran pequeñas obras de arte: tenían retratos pintados o grabados y estaban hechos con materiales preciosos como marfil, plata o porcelana. En esa época usar muchos botones era símbolo de prosperidad económica.

Resultado de imagen para Edad Media los botones

Durante el siglo XVIII los botones ya eran usados para ajustar la ropa al cuerpo. La producción masiva durante la Revolución Industrial redujo sus precios hasta que se convirtieran en piezas cotidianas y sin gran valor agregado.

¿Sabés por qué las mujeres los llevan a la izquierda y los hombres a la derecha?
Existen dos teorías que intentan explicar el porqué de esta curiosa regla: 

La 1ª dice que en el siglo XIX los botones eran un símbolo de estatus y de clase alta. Las damas pertenecientes a la burguesía no se vestían por si solas, requerían la ayuda de sirvientes, lo cual ya era un claro indicio de poder. Para facilitar el trabajo a los asistentes a la vestimenta se decidió que los botones de las mujeres irían ubicados en el lado izquierdo de la ropa. 

Los hombres solicitaban la ayuda de un criado para elegir la ropa, pero rara vez les ayudaba a colocársela. Como mucho se aseguraban de que quedase bien entallada y se cercioraban de que no necesitase ningún arreglo del sastre.

¿Machistas o feministas? esto no es cosa nueva...
Veamos...
La 2ª razón responde a una causa mucho más opresora y machista. Resulta que cuanto esta regla se creó la lucha por la igualdad de derechos se encontraba en sus inicios y uno de los principales campos de batalla era, precisamente, el de la ropa. Las mujeres reivindicaban una ropa más cómoda, como la que llevaban los hombres (recordemos que en aquella época estaban de moda los corsés, los vestidos enormes, etc y no solo para ocasiones puntuales) pero llevar ropa de hombre directamente estaba muy mal visto, por lo que se decidió, para diferenciar la ropa, poner los botones en lados diferentes. De este modo cualquier mujer que quisiese reivindicarse a través de la ropa tendría que limitarse a la oferta creada exclusivamente para ella o arriesgarse a ser “mal mirada” por la sociedad

También hay otra clase de botones

Resultado de imagen para botones azules varan en playas de Nueva Jersey
Los botones azules varan en playas de Nueva Jersey (Porpita porpita)
Aunque se parecen a las medusas, los botones azules son otro tipo de criatura (o más bien, un conjunto de criaturas). Caen en la clase científica Hydrozoa, cuyos miembros están formados por colonias de hidroides, pequeños depredadores relacionados con las medusas


 ¿Sabías que Napoleón Bonaparte, mandó poner botones en las mangas de los sacos de sus soldados, para evitar que se limpiaran la boca y la nariz con ellas?.




https://www.msn.com/es-ar/estilo-de-vida/moda-y-belleza/la-funci%C3%B3n-original-de-las-prendas-de-ropa/ss-AAqZGes#image=5
https://www.taringa.net/+info/curiosidades-botones-de-camisas_hkicn

viernes, 29 de marzo de 2019

Una tradición brutal



Antiguamente en China se consideraba que los pies de una mujer eran más bellos cuanto más pequeños, así que desde que eran pequeñitas, les vendaban los pies

La señora Zhao, de 92 años te cuenta: "Yo no quería, porque dolía mucho. Nadie quería. Usábamos un trozo de tela para vendarnos los pies. Y mi madre lo cosió para que no me lo pudiera quitar", cuenta.

Su casa, en los alrededores de la capital Beijing, tiene una habitación amplia y única, con 2 camas grandes, unas sillas, una TV y unos pocos armarios sobre los que reposan trastos. 
El bisnieto más pequeño de Zhao corretea por ahí: los zapatos del chiquito tienen un tamaño similar a los de la mujer.
La madre de Zhao, como tantas mujeres de la época, sabía que tenía que invertir sus magras ganancias en vendas para que su su hija tuviera los llamados "pies de loto" si quería encontrarle marido, lo cual era sinónimo de porvenir y bienestar.

Había que pagar un peaje atroz: se les rompían los 4 dedos más pequeños del pie, prensados bajo la planta. El resultado era una atrofia vitalicia.



"Se denominaban lirios dorados de 8 centímetros", relata la escritora Jung Chang en su biografía familiar Cisnes salvajes. Refiriéndose a su abuela, agrega: "Caminaba 'como un tierno sauce joven agitado por la brisa de primavera'... Se suponía que la imagen de una mujer tambaleándose sobre sus pies vendados ejercía un efecto erótico sobre los hombres".

La señora Zhao también era consciente de que, además de su futuro esposo (fruto de un matrimonio concertado), su suegra le examinaría detenidamente sus pies y si eran grandes, la iba a tratar muy mal.

Resultado de imagen para pies de loto china

"Nadie me iba a querer si no me vendaba los pies. A mi esposo le gustaban mis pies pequeños", explica.
Empezaron a vendárselos cuando tenía 6 años: "A partir de los 13 o 14 ya no notaba el dolor", asegura la anciana, que ni siquiera gritaba porque "chillar no aliviaba".

Zhao abandonó la práctica apenas murió su marido, hace 2 décadas.

"Ahora los hombres y las mujeres son iguales", opina. Tuvo 5 hijos, nunca fue a la escuela, sufrió el hambre y la invasión japonesa: cualquiera tiempo pasado fue peor.




https://www.clarin.com/mundo/ultimas-chinas-pies-vendados-brutal-tradicion-conseguir-buen-marido_0_lN5u9idTI.html

jueves, 21 de marzo de 2019

Los dedos de la mano. El por qué de sus nombres



Los nombres por los que conocemos a los dedos de la mano nos han llegado desde el latín.

El primero de ellos —también conocido como dedo gordo por su tamaño y longitud— recibe el nombre de pulgar. Proviene del término latino pollex-icis, por lo que debería llamarse “polgar”, pero el hecho de que era el dedo utilizado para aplastar a las molestas pulgas hizo que su nombre derivara en pulgar.

El dedo índice debe su nombre al término latino index-icis, por ser el dedo indicador, el revelador, el utilizado para señalar.

El dedo corazón -también conocido como mayor por su longitud- debe su nombre al término latino cordis, ‘corazón’, debido a que los juramentos de los servidores de una casa real se pronunciaban levantando unidos el dedo índice y el dedo central, cruzando el pulgar con el cuarto dedo y apoyando el conjunto sobre el pecho, justo sobre el corazón.

El dedo anular recibe su nombre de la costumbre de portar anillos en los dedos. Cuando solamente se lleva uno se suele hacer en este dedo, que recibe el nombre de anular por el término latino anulus, ‘anillo’.

El dedo meñique es el más pequeño, por eso su nombre proviene del término latino minimus, ‘el más pequeño.




http://www.1de3.es/2011/05/15/los-dedos-de-la-mano/

viernes, 15 de marzo de 2019

¿Te gusta hacer manualidades? Hoy te dejo una muy fácil!


Solo hace falta un tenedor, retazos de lana y una aguja para coser con lana


Si usás una aguja de punta redondeada todo será mucho más fácil ¿verdad?

Otra de tenedores...
Colgar un cuadro a veces nos pone nerviosas
He aquí una manera muy fácil


¿Cuándo se inventó el tenedor?
Aunque ya había utensilios parecidos en la Grecia clásica y el Imperio romano para trinchar, el tenedor apareció como tal hacia 1077. Llegó a Europa procedente de Constantinopla a principios del siglo XI de la mano de Teodora, hija del emperador de Bizancio Constantino X Ducas.
¿Sos supersticiosa?
¿Qué pasa si se te cae un tenedor?
Los cubiertos también son elementos caseros sujetos a superstición. Si un tenedor cae al suelo, significa que pronto llegará a casa alguna mujer; si cae un cuchillo, vendrá un varón; y si lo que cae es una cuchara, entonces vendrá un huésped.



Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Entradas populares