Mis amigos son

miércoles, 25 de marzo de 2015

La Cenicienta



La vigencia de los clásicos no se discute, es un hecho. Lo que se revisa, de tanto en tanto, es cómo caen sus mensajes en las sucesivas generaciones, o sus maneras de aggiornarse. Ahora es el turno de Cenicienta, porque Disney volvió a hacer una versión cinematográfica, con actores. El éxito es rotundo. Sólo en unos días la película lleva recaudados más de 70 millones de dólares. Es la primera en la taquilla de los Estados Unidos, lo que seguramente se replicará en el resto de los países cuando la estrenen

“Los clásicos seguirán siendo clásicos porque tramitan los grandes traumas de la humanidad y la manera de resolverlos”, dice Marcela Barilari, psicoanalista. Los conflictos están puestos en las pérdidas de seres queridos, las discapacidades, las diferencias entre los seres humanos, enfrentarse con malvados. “Estos cuentos tienen un mensaje que trasmite un valor positivo o una herramienta para resolver estos conflictos”, dice. Para la psicoanalista, en Cenicienta la clave está en el zapatito de cristal, que “igual encastra aunque se haya ido el encanto. Es decir, se puede tener la medida justa independientemente del origen, o que uno no se queda afuera del amor aunque haya tenido la peor de las historias”.
Sara Suzman de Arbiser, de la Asociación Psicoanalítica Argentina, también pone el foco en el zapato (“la primera versión de la Cenicienta es de China, donde la belleza del pie radica en su pequeñez, por eso se vendaban y fracturaban, para que las mujeres caminen con paso corto y detrás de los hombres”). Para ella, entonces, el mensaje de Cenicienta es “siniestro”: “Todo está puesto en la belleza y la mujer no hace más que correr tras el hombre poderoso”


¿Quiénes eran los hermanos Grimm?


Jacob Grimm (4 de enero de 1785, Hanau (Hesse, Alemania) - Berlín, 20 de septiembre de 1863) y Wilhelm Grimm (24 de febrero de 1786, Hanau - 16 de diciembre de 1859, Berlín). Fueron dos hermanos, profesores alemanes, célebres por sus cuentos.
Fue una mujer de quien obtuvieron gran parte de las historias recogidas en su libro Kinder- und Hausmärchen (Cuentos para la infancia y el hogar), dos volúmenes publicados en 1812 y 1815. La colección fue ampliada en 1857 y se conoce popularmente como Cuentos de hadas de los hermanos Grimm. Su extraordinaria difusión ha contribuido decisivamente a divulgar cuentos como Blancanieves, La Cenicienta, Barba Azul, Hänsel y Gretel, La Bella Durmiente, Elsa la lista, La fuente de las hadas, Juan sin miedo y Pulgarcito. Un aspecto controvertido de este éxito es que en muchos lugares su versión escrita ha desplazado casi por completo a las que seguían vivas en la tradición oral local. Los textos se fueron adornando y, a veces, censurando de edición en edición debido a su extrema dureza. Los Grimm se defendían de las críticas argumentando que sus cuentos no estaban dirigidos a los niños. Pero, para satisfacer las exigencias del público burgués, tuvieron que cambiar varios detalles de los originales. Por ejemplo, la madre de Hansel y Gretel pasó a ser una madrastra, porque el hecho de abandonar a los niños en el bosque (cuyo significado simbólico no se reconoció) no coincidía con la imagen tradicional de la madre de la época. También hubo que cambiar o, mejor dicho, omitir alusiones sexuales explícitas.
 A mediados del siglo XIX, en algunos sectores de América del Norte la colección de cuentos era condenada por maestros, padres de familia y figuras religiosas debido a su crudo e incivilizado contenido, ya que representaba la cultura medieval con todos sus rígidos prejuicios, crudeza y atrocidades. Los adultos ofendidos se oponían a los castigos impuestos a los villanos. Un ejemplo se puede ver en la versión original de Blancanieves, a la malvada madrastra se le obliga a bailar con unas zapatillas de hierro ardiente al rojo vivo hasta caer muerta. Los primeros libros ilustrados fueron hechos por los editores ingleses. Una vez que los hermanos Grimm descubrieron a su nuevo público infantil se dedicaron a refinar y suavizar sus cuentos

Por lo tanto, las versiones infantiles y edulcoradas de los cuentos de hadas que disfrutamos hoy en día, no tienen mucho qué ver con sus versiones folclóricas tradicionales.

La sangre, violencia, maltrato, abandono y sexo eran elementos muy importantes en estos cuentos, que surgieron en diferentes partes de una Europa oscura, enferma y empobrecida, donde los niños tendrían tarde o temprano qué lidiar con los horrores de la violencia, el hambre y la miseria.

Según la página Listverse.com, son cuentos de hadas macabros, sangrientos o violentos de la historia, por supuesto, en sus versiones tradicionales. Mutilaciones, canibalismo, paganismo, suicidios, violaciones y abuso sexual, embarazos no deseados y tormentos infernales son los protagonistas.

Volviendo a la Cenicienta diremos que en la historia moderna tenemos a una bella Cenicienta recogida por el Príncipe, mientras que sus dos hermanas se casan con dos grandes lords, así que al final todos viven felices para siempre. EL cuento original tiene sus orígenes en el siglo I a. C., la heroína se llama Rhodopis. La historia era muy similar a la versión moderna, con la excepción de las zapatillas de cristal y la carroza de calabaza. Pero acechando tras el cuento más conocido, hay una versión más siniestra de los hermanos Grimm: en esta versión, las horrorosas hermanas se cortan partes de los pies, esperando que les quepa la zapatilla y con eso engañar al príncipe. El príncipe se da cuenta del egngaño gracias a que dos pichones llegan a atacar a las damas y les sacan los ojos a picotazos. Terminan viviendo como mendigas ciegas, mientras que Cinderella lleva una vida de lujos en el castillo.

El verdadero final de alguno de los cuentos





http://www.subdivx.com/X12X5X107781X0X0X1X-los-cuentos-de-hadas-mas-macabros-cap-roja-cenicienta-etc.html

12 comentarios:

  1. eso es cierto, los cuentos originales retrataban fríamente la realidad de donde se extraía una lección de vida que servía como moraleja a quienes lo leyeran.
    una escritora que también explicaba la naturaleza de estos cuentos fue la española ana maría matute. a ella le gustaban mucho los cuentos de julio cortázar.


    saludos.

    ResponderEliminar
  2. Yo me quedo con los finales evolucionados, con los edulcorados...porque imagínate, tal como está el mundo, tan sobrado en maldades, tan excesivo en sangre, odio y brutalidad con el añadido de los cuentos originales...
    No, mejor ni imaginarlo.
    Los clásicos nunca mueren porque supieron, como bien dices, reflejar las pasiones humanas y éstas, sea la época que sea, permanecen.
    Una gran entrada.
    Besos.
    P.D. Ah, comentarte, que esta vez no me ha salido nada y comento a la primera.
    :)

    ResponderEliminar
  3. Hola Norma!! Yo también me quedo con las versiones retocadas ya que la realidad misma ya nos muestra todos los días mucho de lo otro, y Europa aunque haya pasado mucho tiempo, en tantas situaciones sigue siendo la misma (por desgracia). Tus entradas son excepcionales!!
    Buen Lunes!!
    Un abrazo grande, y gracias por hacerme compañía a la distancia :)
    Romina

    ResponderEliminar
  4. LOS CUENTOS TIENEN QUE SER DULCES...PARA ESO SON CUENTOS DE NIÑOS.
    LA REALIDAD SE ENCARGA DE HACERNOS SUFRIR.
    NO ME GUSTAN LAS HISTORIAS TRISTES,ALICIA EN EL PAIS....UN CUENTO QUE ME PERSIGUE TODA MI VIDA...Y LO ODIO.
    TODA ESA HISTORIA ME DIO SIEMPRE MIEDO.

    CHAUCITO

    ResponderEliminar
  5. Me encanta Cenicienta y tambien prefiero las versiones de ahora. Los cuentos originales no se parecen a los actuales porque estan llenos de violencia, mas parecen cuentos o leyendas de terror que cuentos de hadas. Pero asi fueron escritos, porque no se pretendia endulzar el oido con su lectura.
    Bs!

    ResponderEliminar
  6. Ummmmmm curioso el video, me parece que he vivido en una nube con los finales felices, no conocií la realidad del final de los cuentos
    gracias guapísima

    ResponderEliminar
  7. Siempre he pensado que los cuentos son para adultos y no para los niños, que tienen su moraleja, si se sabe leer entre líneas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Respetando gustos y preferencias, me pregunto si vale la pena hacer una nueva versión (otra más) de la Cenicienta. Pienso en los tantísimos cuentos, leyendas y mitos que esperan hacerse conocidos, y ahí vemos a guionistas y productores haciendo versión tras versión del mismo cuento.

    ResponderEliminar
  9. Creo que han pasado a formar parte de la historia porque se vence la pobreza, violencia u odio y se consigue una vida mejor, la que todo el mundo sueña. El mal es apartado de la vida por el bien y el final es siempre feliz. Bueno, no dejan de ser cuentos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. muy interesante esta entrada!!
    estoy deseando ver la cenicienta con mi niña!!
    besos
    El cielo es de color rosa

    ResponderEliminar
  11. Hola Norma, bueno yo prefiero el cuento "retocado" la verdad es que prefiero los finales felices porque para las desgracias ya están la realidad. Yo de niña no era de muchas princesas, más bien de guerreras y superheroinas ahora soy de princesas guerreras jejjej. Pero el vestido azul que lleva Cenicienta en esta versión me encanta. Qué pases un buen fin de semana. Un besito

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Entradas populares