Mis amigos son

domingo, 25 de noviembre de 2012

El lado oscuro del corazón




Hoy leemos un cuento 

No sé, me importa un pito que las mujeres tengan los senos como magnolias o como pasas de higo; un cutis de durazno o de papel de lija.
Le doy una importancia igual a cero, al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco o con un aliento insecticida. Soy perfectamente capaz de soportarles una nariz que sacaría el primer premio en una exposición de zanahorias; ¡pero eso sí! - y en esto soy irreductible no les perdono, bajo ningún pretexto, que no sepan volar. Si no saben volar ¡pierden el tiempo las que pretenden seducirme!
Esta fue - y no otra - la razón de que me enamorase tan locamente, de María Luisa.

¿Qué me importaban sus labios por entregas y sus encelos sulfurosos?
¿Qué me importaban sus extremidades de palmípedo y sus miradas de pronóstico reservado?
¡María Luisa era una verdadera pluma!
Desde el amanecer volaba del dormitorio a la cocina, volaba del comedor a la despensa.
Volando me preparaba el baño, la camisa. Volando realizaba sus compras, sus quehaceres...
¡Con que impaciencia yo esperaba que volviese, volando de algún paseo por los alrededores! Allí lejos, perdido entre las nubes, un puntito rosado. "¡María Luisa! ¡María Luisa!... y a los 
pocos segundos, ya me abrazaba con sus piernas de pluma, para llevarme, volando, a cualquier parte. 
Durante kilómetros de silencio planeábamos una caricia que nos aproximaba al paraíso; durante horas enteras nos anidábamos en una nube, como dos ángeles, y de repente, en tirabuzón, en hoja muerta, el aterrizaje forzoso de un espasmo.

¡Qué delicia la de tener una mujer tan ligera... aunque nos haga ver, de vez en cuando las estrellas! ¡Qué voluptuosidad la de pasarse los días entre las nubes... la de pasarse las noches de un solo vuelo!
Después de conocer a una mujer etérea, ¿puede brindarnos alguna clase de atractivos una mujer terrestre? ¿Verdad que no hay una diferencia sustancial entre vivir con una vaca o con una mujer que tenga las nalgas a setenta y ocho centímetros del suelo?
Yo, por lo menos, soy incapaz de comprender la seducción de una mujer pedestre, y por más empeño que ponga en conseguirlo, no me es posible ni tan siquiera imaginar. 


                                                                                  CUENTO DE OLIVERIO GIRONDO



15 comentarios:

  1. Dios,qué bonito cuento éste.
    Y sí, nada como tener al lado alguien volador,en este caso una mujer,para hacernos sentir permanentemente en el paraíso.
    Y es que,y como siempre,lo que importa es el interior,aunque no suela entenderse así casi nunca.
    Me ha encantado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Un cuento precioso, gracias.

    He recibido un premio y me apetecía compartirlo contigo. Pásate por mi blog de premios a recogerlo cuando quieras. Un besazo.

    http://actividadeseducainfantilpremios.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. El cuento precioso, desde luego, pero chica, yo creo que soy más terrenal.
    En mi caso, sí que me encanta que el hombre que esté a mi lado "vuele" y me haga "Volar", pero también necesito que me atraiga físicamente y, por decirlo de alguna forma, moralmente también.
    Besitos y feliz domingo

    ResponderEliminar
  4. Qué bonito cuento, y qué mágico, muy especial, me encantó, gracias por compartirlo.

    Besos, feliz domingo.

    ResponderEliminar
  5. ¡ufff¡
    Por un momento tuve la sensación
    de estar tumbado en una nube tomando el sol ,
    pero al terminar de leer la historieta me di cuenta , que tenia los pies en la tierra,
    la realidad se impone , vuelvo a la razón
    feliz domingo

    ResponderEliminar
  6. Che bel racconto Norma e per di più verissimo...brava!!!
    Buona Domenica...
    Rosi :) :)

    ResponderEliminar
  7. Lo que quiere es un esclava que le vuele a por todo y para todo. Y lo dice de esa manera tan linda que parece que está diciendo otra cosa. Hay cada uno con una labia que tiene más peligro que una piraña en un bidé.

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Me suena a Darío Grandinetti en Espabílate, amor.

    ResponderEliminar
  9. My wishes for a very nice week "amiga"....
    Hugs

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado el cuento, es una autentica preciosidad, me lo he guardado porque es para tener siempre ahí!

    Besicos

    ResponderEliminar
  11. La mujer muy etérea, pero le prepara el baño, la camisa, hace los trabajos domésticos...y él que hace? No me convence.

    ResponderEliminar
  12. Norma, el regalo está en esta dirección:

    http://actividadeseducainfantilpremios.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  13. ¡Fantástico! ¿Dónde está ese hombre que me lo quedo! jjajajaa. Besitos

    ResponderEliminar
  14. La verdad...no se si lo he entendido...pero si es lo que me ha parecido...no me convence...tengo que tomarme al pie de la letra lo q dice al final de la mujer vaca?¿?¿ lo detesto..no me ha gustado nada...

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Entradas populares