Mis amigos son

sábado, 17 de agosto de 2013

¿A qué se llama Sindrome de hubris?



 Fueron los griegos los primeros que utilizaron la palabra 'Hubris' para definir al héroe que lograba la gloria y 'borracho' de éxito se empezaba a comportar como un Dios, capaz de cualquier cosa. Este sentimiento le llevaba a cometer un error tras otro. Como castigo al 'Hubris' está la 'Nemesis', que devuelve a la persona a la realidad a través de un fracaso.
El hecho de que este síndrome sea tan común en política se debe, según este experto, a que "en otros ámbitos es más frecuente que el que esté arriba sea el más capaz, pero en política no es así, porque los ascensos van más ligados a fidelidades. El poder no está en manos del más capaz, pero quien lo ostenta cree que sí y empieza a comportarse de forma narcisista".
El síndrome responde más a una denominación sociológica que propiamente médica, aunque los galenos son conscientes de los efectos mentales del poder. El psiquiatra Manuel Franco, jefe de Servicio del Complejo Asistencial de Zamora, explica lo que pasa con los líderes políticos.
"Una persona más o menos normal se mete en política y de repente alcanza el poder o un cargo importante. Internamente tiene un principio de duda sobre si realmente tiene capacidad para ello. Pero pronto surge la legión de incondicionales que le felicitan y reconocen su valía. Poco a poco, la primera duda sobre su capacidad se transforma y empieza a pensar que está ahí por méritos propios. Todo el mundo quiere saludarle, hablar con él, recibe halagos de belleza, inteligencia… y hasta liga".
Esta es sólo una primera fase. Pronto se da un paso más "en el que ya no se le dice lo que hace bien, sino que menos mal que estaba allí para solucionarlo y es entonces cuando se entra en la ideación megalomaniaca, cuyos síntomas son la infalibilidad y el creerse insustituible". Para el doctor Franco, es entonces cuando los políticos "comienzan a realizar planes estratégicos para 20 años como si ellos fueran a estar todo ese tiempo, a hacer obras faraónicas o a dar conferencias de un tema que desconocen".
Pero no queda aquí la cosa. Tras un tiempo en el poder, los afectados por el 'Hubris' padecen lo que psicopatológicamente se llama 'desarrollo paranoide'. "Todo el que se opone a él o a sus ideas son enemigos personales, que responden a envidias. Puede llegar incluso a la 'paranoia o trastorno delirante', que consiste en sospechar de todo el mundo que le haga una mínima crítica y a, progresivamente, aislarse más de la sociedad. Y, así, hasta el cese o pérdida de las elecciones, donde viene el batacazo y se desarrolla un cuadro depresivo ante una situación que no comprende", concluye Franco.

Aparte de los síntomas evidentes, la neurociencia no ha encontrado aún las bases científicas que expliquen este síndrome. Además, como reconoce el doctor Franco, "es difícil tratarlo o evitarlo, sobre todo porque quien lo padece no tiene conciencia de ello".



9 comentarios:

  1. Mamma mia!! Podrìamos llamarlos tambièen dementes? jajajaja Son bromas, es que en Italia hay tantos de estos individuos con esta sindrome, que la verdad a veces me viene de decir: "Cuantos locos sueltos por las calles de Roma". Normita: te lo habìa dicho que te llamas igual que mi mamà? Què lindo me suena poderte llamar asì afectuosamente! Què tengas un felìz fin de semana, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Siempre se aprende algo leyéndote.

    ResponderEliminar
  3. "Cualquier semejanza con la realidad es pura coincidencia". Justamente ayer lo escuché a Nelson Castro hablando medicamente del tema aplicándolo a ya sabemos quien.
    Me guardo esta entrada Normis. Besito y muy buen finde!

    ResponderEliminar
  4. Hubris y némesis, dos conceptos inseparables y que se aprecian mucho en la tragedia griega. Esa arrogancia que hace que algunos se crean mejores que los dioses, hasta que esa misma arrogancia los hace caer.

    ResponderEliminar
  5. Muy interesantes tus blogs, me quedo por aquí a cotillearte un poco,
    un saludo,
    Lux*

    ResponderEliminar

  6. !Hola Normita!...es una pena con este tipo de personas, y todos tenemos que poner las barbas en remojo en algún momento de nuestras vidas.
    Porque hoy podemos estar arriba en la cima de la montaña,...pero mañana podemos estar abajo y encontrar a todos los que despreciamos...y estarán esperandonos!!
    Todo sube todo baja!...todo fluye y refluye, la ley del péndulo hoy esta a un lado...mañana estará al otro, nada es estático!
    Besotes y abrazos viajando al sur!!!

    ResponderEliminar
  7. "la neurociencia no ha encontrado aún las bases científicas que expliquen este síndrome."
    la psicología tiene la base suficiente para explicar este síndrome; pero claro, la psicología no es considerada una ciencia, donde incluso, algunos consideran al psicoanálisis como algo que no es serio.
    saludos.

    ResponderEliminar
  8. Cuanto dirigente con síndrome de Hubris anda gobernando el mundo y cuan lejos de que le llegue la Nemisis y les devuelva la cordura...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  9. ¡Gracias Norma, muy interesante!
    Vendria a ser uno de los siete pecados capitales...la soberbia.
    Besotes♥

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Entradas populares