Mis amigos son

domingo, 2 de abril de 2017

Pulpos tejidos que pueden cambiar vidas



Los tentáculos de estos pequeños pulpos pueden cambiar vidas. No viven bajo el mar, sino en salas de neonatología junto con bebés prematuros, y son parte del proyecto "Abrazos de pulpitos", que nació en Dinamarca y ahora llegó a Argentina. El objetivo es que, con la ayuda de voluntarios, se tejan con agujas de crochet estos animalitos que funcionan como muñecos de apego y podrían ayudar a los bebés a mejorar su calidad de vida en el período de internación. ¿Cómo? Los tentáculos, hechos con lana de colores, recrean el cordón umbilical y bajarían el estrés del bebé, acelerando su recuperación.

Resultado de imagen para patrón original "Abrazos de pulpitos" de dinamarca

"La idea original nació en Dinamarca, y después se trasladó a otros países. Ya se entregaron en todo el mundo más de 20 mil pulpitos. Quisimos replicarlo en Argentina y por eso nos contactamos con el hospital Penna, de Capital, donde estudiaron y aprobaron el proyecto. Será el primer lugar en ponerlo en práctica", cuenta María del Mar Gelabert, una de las tejedoras que organiza la iniciativa junto con Gabriela Strólogo. El tejido sigue los pasos propuestos por los creadores dinamarqueses. "Es importante seguir el patrón original porque indica las especificaciones de calidad y tamaño que deben tener los pulpos para poder estar en contacto con el bebé, más considerando que son prematuros y que hay que extremar las medidas de seguridad", advierten en el grupo "Abrazos de Pulpitos", que crearon en Facebook para reunir a quienes quieran sumarse a tejer.
En el hospital Penna, del barrio porteño de Parque Patricios, evaluaron la propuesta con su equipo de maternidad, infectólogos y directivos, y decidieron ponerla en marcha. "Vamos a hacer un estudio observacional para ver cómo se comportan. Lo que queremos evaluar es si a partir de esto hay menos complicaciones o mejor evolución. Al prematuro todo lo que le pueda hacer parecer que está dentro del útero le baja el estrés. Los tentáculos de estos pulpitos aparentemente replican el cordón umbilical", explicó la Jefa del Departamento Materno Infantil del hospital Penna, Graciela Breccia. En principio, el objetivo es recibir 100 pulpos -cada uno puede demorar entre 3 y 4 horas en terminarse-, que después cada familia se lleve cuando el bebé sea dado de alta.
"El pulpito se coloca adentro de la incubadora. Vimos en otras experiencias que a veces, la cabeza del muñequito es casi más grande que la del bebé, pero igual se agarran de los tentáculos. Es un elemento más para desestresarlo", agrega Breccia. Entre las mejoras que se observaron en Dinamarca, los médicos indicaron que los bebés se sienten más seguros y eso mejora la respiración y vuelve a los latidos cardíacos más regulares. Además, como juegan con los tentáculos, tienen menos posibilidades de intentar sacarse las sondas y las vías que mantienen sus signos vitales.
 Sólo los pulpos que cumplan con los requisitos de seguridad serán finalmente utilizados en el hospital, luego de ser lavados y envasados con procesos especiales para que no representen riesgos en los bebés.

Para más información AQUÍ




http://www.clarin.com/sociedad/tejen-peluches-cambian-vida-bebes-prematuros_0_rJ5F5oK9x.html

6 comentarios:

  1. Qué sorprendente! Muchas gracias por compartirlo. Un besote

    ResponderEliminar
  2. QUE HISTORIA TAN LINDA...BUENO EMOCIONANTE.
    SALUDITOS.

    ResponderEliminar
  3. que bonita iniciativa! felicidades a los organizadores de tan fantástico proyecto
    Bsos

    ResponderEliminar
  4. todo lo que permita que estos niños prematuros logren sobrevivir y lleven una vida normal en el futuro, está muy bien. son bien simpáticos estos pulpitos.

    saludos.

    ResponderEliminar
  5. Qué linda idea. Así los más chiquititos se sentirán seguros en un entorno que les es extraño.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Entradas populares