Mis amigos son

domingo, 31 de julio de 2011

Hoy leemos a Tere


Hoy quiero presentarles a mi amiga Tere de http://tere-incisos.nopics.es    quien escribe prosa de una manera que a mi me gusta mucho

dentista.gif

Ella escribe así...

Lo que me gusta de mi dentista

Es más una necesidad, que no un gusto. Asistir a la consulta del dentista es una obligación que previene males mayores. Pero…
El fuero interno, el espíritu, nuestro inconsciente, como se quiera llamar, se revela. No quiere que nuestro cuerpo mortal sea torturado. Y empieza la lucha. Que hay muy buenas anestesias y que de verdad de la buena, no tendremos dolor y a cambio nuestra dentadura conseguirá un plus de vida activa y podremos morder bocadillos de chorizo y carne asada a la parrilla. Estupendo. Cuando una sonrisa aparece en nuestros labios empieza un diálogo personal. ¿Y si la anestesia no es suficiente? ¿Y si el nervio éste de aquí debajo, el que duele siempre, no se duerme ni a garrotazos?
Porque alergias no tengo, conocidas al menos, nunca se sabe ¿Y si con la edad aparecen? El no haber tenido nunca no quiere decir que… Pero tengo que ir, la muela maldita del juicio, esa de la derecha al fondo, está “ocluida” y me mueve los dientes de la izquierda. A grandes males, ya sabemos, hay que poner remedio. Pero el que corten, muevan y estiren los huesos dentro de la cabeza resuena y es, más que sufrimiento, angustia indescriptible. El cerebro protestará y gritaré y me revolveré y una señora mayor en esa tesitura pierde, junto a su compostura, el control de la situación. ¿Y si no fuera a la consulta mañana? Puedo posponer el tema un mes o dos, no pasará nada y en ese tiempo a lo mejor descubren una técnica nueva que deshaga dientes o muelas con rayos laser o algo así…
Es infantil este planteamiento. Es por mi bien. Me armo de coraje y me dirijo, muy decidida, a la clínica dental.
Después de la burocracia necesaria de ficha y registro informático, paso al consultorio propiamente dicho Y llega un chico joven (todos los hombres menores de cincuenta años me parecen chicos jóvenes) muy guapo, vestido como los cirujanos, con un pijama verde. Y empieza a hablar con una calma y un tono de voz agradable, ni bajo ni alto, con pausas, sonrisas y miradas algo cómplices.
- Bueno, Fulanita, Tenemos aquí una muela escondida que puede causar serios problemas y vamos a evitarlos (pausa y sonrisa) La extracción será complicada. (Palmadita en el brazo derecho de la paciente, que trata de contener un espasmo tembloroso). Le pondremos la anestesia necesaria para que no tenga dolor. Pero la anestesia solo quita el dolor, Las vibraciones, golpes en el hueso o tirones de los instrumentos, los va a sentir, pero sin dolor. (Pausa y sonrisa). Trate de diferenciar. ¿Comprende lo que digo?
- Si, si claro que sí.¡ Años que conozco la diferencia! (mueca que quiere aparentar serenidad y madurez)
- Muy bien, pues vamos a ello.
El guapo chico vestido de verde se inclina delante de un pequeño lavabo y se frota repetidamente con agua y algún desinfectante que huelle fresco y agradable, se seca, se pone guantes con un chasquido característico de lástex estirado, y con una expresión de felicidad total que oculta, rápidamente, detrás de una mascarilla, empieza a pinchar encías, mejillas y rincones insospechados de la boca de quién trata de pensar en la necesidad de semejante martirio. Pasa el rato. Se duerme la parte de la cara que rodea la zona de la muela maldita y comienza el duro trabajo profesional. El dentista es asistido y ayudado por una enfermera que entrega instrumentos y coge las manos de la paciente (nunca mejor dicho) quien está bajo la actividad del experto que inicia una serie de tirones, golpes y, no contento con eso, inicia el corte con una diminuta y ruidosa sierra, del elemento que se niega a salir-
Las lágrimas de la resignada y por necesidad total, absolutamente silenciosa pobre señora, corren por la mejilla izquierda. Su pensamiento quiere comparar la sesión de trabajo odontológico que se lleva a cabo, con otros anteriores. Es el peor. ¿Dolor? Son relámpagos, sensaciones… un ladrillo en un pie duele más, tal vez, pero sin ruido, ese ruido intermitente, espasmódico, de tirones, de golpes que quieren seguir el ritmo de los instrumentos que se agolpan dentro de la boca, chocando con la lengua, atrapando esquirlas, cortando tejidos. Pero dolor, dolor, tal vez no exactamente.
Lo que me gusta del dentista es que no para de hablar en todo momento. Explica minuciosamente el momento clínico en que se desarrolla la operación. Que si falta poco. Un tirón más, una aspiración más, solo este corte que está llevando a cabo y ya. Tranquila, repite (¿cómo estarlo?) ahora un impulso hacia arriba y…
- ¡Listo, Fulanita! Ya está. (se oye el ruido de un hueso contra la bandejita que le acerca la enfermera) Ahora dos puntos ¡no sentirá dolor! y…
Mientras cose, Fulanita piensa que su dentista debe haber sacado buenas notas en la universidad, que el especialista que tan contento (canturrea y todo) hace nuditos con el hilo dentro de la boca que atiende, no solo aprendió a cuidar los dientes: seguro que un profesor ha grabado a fuego esa atención y esas explicaciones que apaciguan, aunque no del todo, el espíritu de Fulanita.
Sigue el guapo chico dirigiéndose a su paciente indicándole los cuidados que debe tener en los próximos días y cuándo deberá volver a la cínica, sin perder por un momento la sonrisa y ¡hasta guiña un ojo! al despedirse con un cálido apretón de manos.


Fulanita se incorpora, se seca la última lágrima que baja por el escote siguiendo el reguero comenzado por las anteriores, asegura un pie después del otro en el suelo y se dirige a la salida. En ocho días volverá a ver al guapo y amable cirujano que acabará su trabajo quitando los puntos y, tal vez, volverá a guiñarle un ojo



La historia que nos cuenta Tere refleja los miedos que tenemos, sobre todo si desconocemos la metodología que va a aplicar nuestro dentista.
Ese miedo a lo desconocido empieza a calmarse cuando un jóven apuesto abre la puerta del consultorio y nos dice:
 -¡ Adelante!-


Les dejo este chiste para que la ida al dentista, si lo recuerdan, sea con una sonrisa.


Una dama va al dentista. En el sillón, el dentista nota una mancha marrón sobre uno de sus dientes.
“Aha, caries! Le voy a tener que extraer este diente” dice el dentista.
“Oh no, antes que eso preferiría tener un niño !!"grita la dama.
“En ese caso, déjeme ajustar el sillón primero” contesta el dentista


Va otro por si se olvidan el anterior


Una señora mayor va al dentista y le dice: "Doctor vengo a que me saque la dentadura".
"¡Pero señora si usted tiene dentadura postiza!" dice el dentista.
"¡Lo que ocurre, doctor, es que me la he tragado!".


Humor ante todo, cuando nos decidimos visitar al dentista.


Gracias Tere por compartir mi espacio


 

17 comentarios:

  1. ¡Casi me hago pipí de la risa! Ciertísimas todas las deducciones, razonamientos y pensamientos.
    También la descripción de lo que pasa en el consultorio, la cháchara, explicaciones, ruidos, movimientos, etc.
    Lo que no es cierto es que siempre te toque un médico joven y buen mozo, al menos a mí nunca! Ja...ja...ja...
    Muy bueno, buenísimo!
    Más tarde paso por lo de tu amiga!
    Besos...

    ResponderEliminar
  2. Tampoco es para tanto. Mejor ir al dentista que tener un dolor de muelas.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Norma2 sigo a Tere desde que abrió su blog y me gusta mucho como escribe.
    Los mas nuevos os habéis perdido toda su biografía en la que nos hizo viajar con ella por Europa.
    Pasar a verla no os defraudará.
    Un abrazo a las dos.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno, refleja la realidad. La última vez que fui al dentista, el que sufrió fue él, al tener la boca dormida no me di cuenta de que la cerré y le mordí un dedo, pobrecito...solo decia, abra la boca que me está mordiendo, y yo no podia abrirla, no respondia a mis ordenes. Besos

    ResponderEliminar
  5. No puedo menos que pasar y agradeceros a todos la re-lectura de mi entrada. A Mª. Reyes le digo que eso de morder...es la pequeña revancha del paciente...¡¡¡¡jajajaa!!!!
    Un beso a todos

    ResponderEliminar
  6. Buenísimos los chistes y realista tu amiga Tere.

    ResponderEliminar
  7. Una cosa que siempre me pregunte es como se vivia antes de la invencion de la anestesia. ( perdon se me produjo un lapsus Se acuerdan de las peliculas donde les decian tome un whisky y muerda fuerte. Mamita, debio ser tremendo. alguien tiene el dato de cuando se invento? Muy bueno Norma siempre disparando inquietudes, debiste ser una maestra muy interesante, de las que ya no tenemos desgraciadamente, bueno alguna debe haber.

    ResponderEliminar
  8. Genial Tere, y tus chistes tambien Norma, es mejor tomarselo con humor, a mi el dentista no me hace ninguna gracia.
    Un saludo
    Azucena

    ResponderEliminar
  9. Brrrrr, de solo pensarlo ya me da escalofríos, pero qué le vamos a hacer, los dentistas son un mal necesario,lástima que a mí nunca me tocó uno joven y atractivo, aunque sea para distraer la mirada. Gracias por la visita, te espero siempre que quieras.

    ResponderEliminar
  10. Norma, si hay algo que me aterra es ir al dentista, el ruido del torno basta para que me tiemblen las piernas. Tengo suerte, sólo he ido dos o tres veces por tonterías. Un beso,

    ResponderEliminar
  11. Hola Norma, tengo tiempo solo ahora de venir a visitarte...
    Me habías preguntado que donde van de vacaciones los italianos, bueno te puedo decir que la única dificultad es decidir a donde ir si a mar o a la montaña, para el mar está la ribera Romagnola, Rimini, Riccione, los lidos de Ferrara y Ravenna, en donde las playas y el mar son normales pero hay mucha infrastructura para divertirse, o el mar en el Gargano, en el Salento donde el mar es similar al del caribe pero hay menos infrastrucura, también las islas tiene un mar paradisíaca como Sardeña y Lamedusa. Para ir a la Montagna esta la Valtellina, el trentino Alto Adige... esto sólo para un breve resumen.

    Te mando: ¡Un lago de abrazos, un río de augurios de feliz domingo y una cascada de saludos!

    ResponderEliminar
  12. Ay como me hiciste reir amiga!!!
    Es cierto!!! jaja
    Lo de Jazmín Chebar es para nuestro verano si, viene todo muy florido, tipo años 70 viste?
    Gracias por visitarme!!!
    Besote
    Roos

    ResponderEliminar
  13. Buffff, pánico me da el dentista, que acabo de terminar hace poco, aunque a mí me ha tocado una mujer...Lo más desagradable, son los ruidos que escuchas, vaya fatigas que he pasado, con lágrimas incluidas de los puritos nervios.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola! últimamente no tengo mucho tiempo de volar a las ventanas de mis amigos de palabras y me estoy perdiendo momentos deliciosos...¡gracias por la sonrisa al leer la historia y la carcajada final!
    A veces me pregunto por qué las mujeres tenemos tanto horror a ír al dentista y al ginecólogo...
    Un abrazo lleno de afecto

    ResponderEliminar
  15. Ja ja ja, declaro tenerle miedo al dentista, el torno me impresiona y siempre pienso si le falla el pulso.
    Cariñossssssssssssssss

    ResponderEliminar
  16. Hola Norma!! Me encanta esta forma de narrar. Odio al dentista. El chiste me hizo reir con ganas.
    Besosssssssss

    ResponderEliminar
  17. ay por favor, no hay modo de que me guste ir al dentista! jaja no trates de convencerme!

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Entradas populares